AVUI A POL

Sentado en el Travesaño


 

En 1959, desde la comuna de Estación Central y acompañado de sus padres, llegó a probarse con Colo Colo un niño llamado Carlos. Debutó en el primer equipo el 13 de enero de 1967 frente a Peñarol. Tenía 16 años y nunca más volvió al banquillo.

 

Mejor que no tocara el balón cerca del área. Mejor incluso que no encarara el arco en los últimos treinta metros. Era un seguro de gol para quien lo tuviera en sus filas y un pecado para las defensas rivales. Era Carlos Humberto Caszely Garrido y también vistió la camiseta blanquiazul del RCD Espanyol. 

 
 

Tras largos años de prohibición, a finales de Mayo de 1973 la Delegación Nacional de Deportes vuelve a autorizar la contratación de futbolistas extranjeros en España. Dos por club. No más.

La medida desata la locura entre los clubes de 1ª y 2ª División que se lanzan en pos de jugadores hasta entonces intocables. Es la moda. Y hay de todo. Desde figuras cuyo nombre invita a una reverencia de bienvenida (Cruyff, Netzer, "Raton" Ayala, Arrúa....), hasta perfectos desconocidos que pronto volverán a su lugar de origen.

De aquella primera fiebre de fichajes llamó la atención el de Carlos Caszely. Y no por que el ariete del Colo Colo no tuviera condiciones para venir al fútbol hispano, que le sobraban, sino por que su destino fue un club de 2ª División: el Levante UD.

 

- Todo Chile con Colo Colo - 

Base del combinado nacional que acudiría al Mundial de Alemania '74 los albos, (nombre popular del Club Social y Deportivo Colo Colo) de la mano del técnico Luis Alamos, se habían convertido aquel 1973 en el primer equipo chileno en alcanzar la final de la Copa Libertadores.

Atrás quedaron Unión Española de Chile, Club Sport Emelec, CD El Nacional de Ecuador, Cerro Porteño y Botafogo. Todos ellos abatidos por la puntería de Carlos Caszely (8 dianas en 10 partidos) y la contrastada valía de hombres como "Chamaco" Valdés, Ahumada y Véliz entre otros.

 

firma01.jpg

 Delantera de Colo Colo en la Copa Libertadores de 1973. De izquierda a derecha: Carlos Caszely, "Chamaco" Valdés, Sergio Ahumada, Elson Beiruth y Leonardo Véliz.

Club Atlético Independiente, todo un referente a nivel sudamericano, espera en la final. Será difícil pero los chilenos tienen todo un país detrás y arrancan un esperanzador empate (1-1) en Buenos Aires. En la vuelta hasta 80.000 espectadores se agolpan en el Estadio Nacional de Santiago para ver alzar la Libertadores a los hombres del "Zorro" Alamos.

Caszely no falla a su cita con el gol. En el minuto 51' un balón centrado desde la izquierda le deja solo ante Santoro. Y "El Chino", como se le conoce popularmente, no falla. Casi nunca lo hace. Con lo que no cuenta Carlos es con el banderazo del linier. Offside. El brasileño Arppi Filho ratifica a su asistente y anula el tanto. Injustamente el partido termina con el empate inicial (0-0).

La repetición televisiva confirmaría que el gol fue absolutamente legal. Nada menos que dos defensores habilitaban a Caszely en el momento del centro. El gravísimo error lleva la final al desempate de Montevideo. El Estadio Centenario dictará sentencia el 6-6-73.

Finalmente Independiente sale campeón en la capital uruguaya. Para ello los del barrio de Avellaneda necesitan una prórroga (2-1). El gol inicial de Mendoza es contestado por Caszely, siempre él, antes del descanso. Pero ya en el tiempo suplementario el tanto de Giachello se hace insuperable. Adiós al sueño de todo un país.

El reconocimiento al mérito de Colo Colo es unánime y a Caszely le llueven las ofertas. América de Méjico, Santos y Real Madrid pujan fuerte por sus servicios. De hecho Luis Molowny estuvo presenciando en directo el match de Montevideo.

El interés por el delantero levanta una polvareda tremenda en el país andino pero, entre que los ofrecimientos llegan en plena competición, y que el ariete es poco menos que un ídolo nacional el traspaso no llega a concretarse. La presión popular por retener a Caszely es grande. Casi una cuestión de estado.

 

- De Moscú a Valencia -

Sin embargo, los acontecimientos cambian bruscamente aquel verano de 1973. La vida en Chile también. En las calles de Santiago se respira inquietud. El gobierno de Allende vive momentos difíciles. 

A mediados de agosto Colo Colo inicia una jira por España. El primer partido se celebra en Alicante frente al Hércules CF. Y allí, Manuel Grau Torralba presidente del Levante UD, efectúa una oferta formal a los dirigentes albos por el traspaso de Caszely. El club granota acaba de volver a la 2ª División y no quiere ser menos en la fiebre del oro que sufre el mercado de fichajes.

La presión del delantero, que ve la oportunidad de dar el salto a Europa, y la creciente tensión social en el país andino aceleran un traspaso que se acaba consumando el día 28-8-73 cuando la Federación Chilena de Fútbol autoriza el acuerdo. El capricho le cuesta al Levante UD alrededor de 8 millones de pesetas.

 

firma02.jpg

 Delantera de la selección chilena que actuó el 29-4-73 en Lima frente a Perú en partido clasificatorio para el Mundial '74. De izquierda a derecha: Caszely, Valdés, Ahumada, Véliz y Muño

 

Cerrado el fichaje Caszely vuelve a Chile para reintegrarse a la selección de su país. Es parte del acuerdo de traspaso. El día 26-9-73 se juega el partido de ida de la trascendental eliminatoria frente a la Unión Soviética por una plaza en el Mundial de Alemania 1974. Casi nada. 

Antes de partir a Moscú y en plena fase de preparación, el ruido de los tanques sorprende a los jugadores de la casaca roja. Al alba del día 11-9-73 la rebelión militar del general Augusto Pinochet toma el Palacio de la Moneda. El gobierno de Salvador Allende se refugia en su interior. Jamás saldrán de allí. Es un duro golpe para Caszely que nunca ocultó sus ideas progresistas y se postuló claramente al lado del gobierno de Unidad Popular. 

Pocos días después, angustiados por su suerte y la de sus más allegados, los hombres de la roja viajan al Estadio Lenin para enfrentarse a Blokhin y los suyos. Pese a lo delicado de la situación la resistencia de los chilenos es heroica y el empate inicial perdura en el marcador tras los noventa minutos (0-0). El billete para Alemania '74 está más cerca para "El Chino" y los suyos.

Pero Carlos no vuelve a Santiago. Se encarga de ello Manuel Grau Torralba que ha viajado expresamente a Moscú para traérselo a Valencia al acabar el match. Le espera el Levante UD, su nuevo equipo. Cuando pisa otra vez tierra española más de un millar de enfervorizados seguidores granotas le aguardan en el aeropuerto de Manises.

El día 30-9-73 Caszely debuta en el fútbol español en un partido Levante UD - CD Sabadell (1-0). Es la cuarta jornada de Liga. No es el mejor día del "Chino". Con el campo embarrado y cansado del viaje su juego pasa desapercibido. Pero tranquilos. Si alguna cosa sabe hacer es golear. Lo hizo siempre. El Levante UD no será una excepción.

El chileno acaba marcando 15 goles para la escuadra azulgrana y cuaja algunas actuaciones tan memorables como la de aquella mañana del 16-12-73 en el Estadio Vallehermoso de Madrid cuando anota los cuatro goles de la victoria ante el Rayo Vallecano (0-4). Pero "El Chino" es un islote rodeado de mediocridad y sus dianas no evitan el retorno del club a la 3ª División.

 

firma03.jpg

 16-12-73 Caszely dispara a puerta en el partido Rayo Vallecano - Levante UD (0-4) jugado en el Estadio Vallehermoso de Madrid.  "El Chino" conseguiría los cuatro goles del conjunto granota

Tras regresar del Mundial de Alemania '74 y por incomprensible que parezca, Caszely continúa en el Levante UD a pesar del descenso de categoría. Y aunque lo masacran a patadas por esos campos de Dios sigue haciendo goles. Tantos como 26, cifra que lo proclama máximo goleador de todas las categorías del fútbol español. Pero a los granotas solo les alcanza para una plaza promocional con que pelear el ascenso a 2ª frente al Deportivo Alavés.

Al final la suerte vuelve a ser esquiva al club azulgrana. Habrá que intentarlo otra vez al año siguiente. Pero será sin "El Chino". Grau Torralba no tiene más remedio venderlo para salvar la economía del club.

 

                 - RCD Espanyol. Fichar y ..... esperar -                           

La temporada 1975-76 el RCD Espanyol celebra el 75 Aniversario de su fundación y la Directiva de Manuel Meler quiere armar un equipo potente para la ocasión. Se trata de recuperar el nivel de la campaña 1972-73 cuando se tocó la Liga con los dedos.

A Sarriá llegan refuerzos de la calidad de Verdugo, Jeremías, Juvencio Osorio y Fernández Amado. Pero falta la guinda. Un hombre gol de garantías. La venta de Roberto Martínez al Real Madrid, las continuas lesiones de Amiano y la fallida apuesta por el sueco Sanny Aslund han rebajado notablemente la cuota goleadora del equipo.

El hombre es Caszely. Meler lo tiene en su agenda desde hace tiempo y se lanza a por el cuando el Levante UD no logra el ascenso ante el Deportivo Alavés. El presidente blanquiazul, hombre cauto y mesurado en el aspecto económico, está dispuesto a tirar la casa por la ventana por el chileno.

Tras largas negociaciones el 19-6-75 se produce la fumata blanca y el RCD Espanyol acaba fichando al chileno. Para ello ha sido necesario el mayor desembolso de la era Meler. Hasta 25 millones de pesetas salen de la chequera del presidente blanquiazul.

La expectación es grande cuando "El Chino" llega a la Ciudad Condal. Pocas veces el RCD Espanyol adquiere un jugador de tanto prestigio internacional. Los periodistas le cosen a preguntas. Pero lo que destaca es su respuesta a la interpelación sobre cual es su función sobre el campo: "En un equipo, como en cualquier empresa, hay obreros y gerentes. En el fútbol la firma es el gol y por eso yo soy El Gerente". Obviamente tras esa frase Caszely dejaba de ser "El Chino" para convertirse en "El Gerente". 

El contrato de Caszely, no obstante, esta condicionado a su nacionalización. Por aquel entonces en el cuadro de Sarriá son Jeremías y Ortiz Aquino los que tienen asignadas las dos fichas permitidas a jugadores foráneos. Así pues el chileno, al igual que otros jugadores, deberá obtener la doble nacionalidad para vestir la zamarra perica. Dicha condición puede adquirirse al haber residido más de dos años en España (requisito cumplido por su estancia en el Levante UD) y los trámites ya se hallan en marcha.

Pero mientras otros futbolistas como Guerini (Real Madrid), "Cacho" Heredia (Atlético Madrid) o Carnevali (UD Las Palmas) regularizan su situación con celeridad, el expediente de Caszely se eterniza en el Ministerio de Justicia. Pasan las jornadas y Santamaría no puede contar con él.

No será hasta el día 11-12-75, seis meses después del fichaje y cuando ya se llevan jugadas 12 jornadas de Liga, que el proceso llega a buen puerto. Para desbloquear la situación será necesario un viaje del propio Caszely a Chile y los denodados esfuerzos de la directiva blanquiazul y del propio Grau Torralba (le interesa cobrar el traspaso para salvar económicamente al Levante UD). 

El domingo 14-12-75 espera en el Camp Nou el FC Barcelona de Johan Cruyff. "El Gerente" entra por fin en la lista de convocados de Santamaría. Sin embargo el técnico uruguayo no arriesga y lo deja de salida en el banquillo. Demasiada tralla para un jugador con poco ritmo competitivo y sometido a la tensión de su largo proceso de nacionalización.

El partido sale torcido y de que manera. En medio de una lluvia incesante el FC Barcelona humilla a los blanquiazules con una dolorosa manita (5-0) y cuando Caszely entra en el campo sustituyendo a Manolín Cuesta en el minuto 62' el marcador señala ya (3-0) para los culés. Es un debut testimonial.

 

- Dos goles para empezar -

Su verdadera puesta de largo es el 21-12-75 en Sarriá frente al Granada CF que entrena Miguel Muñoz. Una semana después del descalabro en el Camp Nou los blanquiazules acaban goleando (3-0) en la recta final del partido. Como recuerdo, y tras el gol inicial de Verdugo, Caszely deja su sello marcando los dos tantos restantes. Se nota que es un depredador del área.

Tras caer en feudo colchonero (3-1) en el último partido del año, 1976 empieza con la visita del Real Racing Club a Sarriá. Es la penúltima jornada de la primera vuelta. Los cántabros venden cara la derrota pero acaban cediendo (2-1). El marcador lo inaugura Caszely de penalty en el primer tiempo. También los mete desde los once metros.

Y luego viene otro gol en Oviedo. Y otro en Alicante. Y otro. Y otro. No para. "El Gerente" las mete de cualquier manera. La racha llega hasta las 6 jornadas consecutivas goleando e iguala el récord establecido en la campaña 1952-53 por Julián Arcas y que, todavía a día de hoy, comparten ambos futbolistas.

firma04.jpg

 21-12-75  RCD ESPANYOL - GRANADA CF (3-0)

Caszely debuta en Sarriá. Ante la presencia de Castellanos (izquierda) y Ederra (al fondo)el chileno intenta el remate desde el suelo en la portería del Gol Norte.

 

firma05.jpg

 

Y así el resto del campeonato. Pese a debutar casi al final de la primera vuelta el ex de Colo-Colo anota 13 goles en 21 partidos colaborando decisivamente en la clasificación del  RCD Espanyol para la Copa de la UEFA tras un espectacular rush final de campaña en la que los blanquiazules acaban aupándose al cuarto lugar de la tabla.

Cada vez más adaptado al equipo, los aficionados pericos esperan disfrutar de la efectividad del chileno a lo largo de una temporada entera y aguardan con ansia el inicio de la campaña 1976-77 con el ingrediente añadido de la participación europea.

 

 firma06.jpg

11-4-76  RCD ESPANYOL - FC BARCELONA (3-0)

Gol Norte de Sarriá. Minuto 11'. Caszely se anticipa a Tomé para cabecear el primer gol de la contundente victoria en el "derby". A la izquierda Marañón y al fondo Solsona contemplan la acción.

Y efectivamente el inicio de la nueva Liga es para frotarse las manos. Caszely no para. El telón se alza en El Plantio burgalés y gol del chileno. Al domingo siguiente el Real Zaragoza planta cara, y de que manera, en Sarriá. Ya en la segunda parte Marañón abre el marcador con un cabezazo en plancha pero los maños aprietan de lo lindo. Al final "El Gerente" acude al rescate. Un pase al hueco y otra vez solo ante el portero. Regate y gol. Imposible para Junquera. Que pase el siguiente.

El miércoles 15-9-76 se inicia la aventura en la Copa UEFA con la visita del OGC Niza a Sarriá. La primera parte aunque acaba con empate (1-1) es un baño por parte gala. Los de Santamaría solo persiguen sombras. Pero tras el descanso Caszely saca todo su repertorio y desquicia a los "niçois". Primero sirviendo un gol en bandeja a Marañón tras una gran jugada personal y luego dejando su golito de rigor en las mallas de Baratelli al rematar de cabeza un centro desde la izquierda. Si, de cabeza también. No hay quien pare al "Gerente". Próxima estación Valencia.

 

- Aquel partido en el Luis Casanova -

En feudo "che", Kempes, Diarte, Rep y compañía aguardan en la tercera jornada de Liga. Los blancos tienen munición de sobra pero Carlos está que se sale. En el minuto 12' un pase a la espalda de la defensa acaba otra vez en un mano a mano frente a Balaguer. El final de la jugada está claro (0-1). 

Pero esta vez no habrá victoria. Cansado por el esfuerzo ante los franceses, Kempes y Diarte se encargan de romper el hechizo y golean a pares hasta firmar la clara victoria valenciana (4-1). Por si fuera poco,  el partido deja algo más que la primera derrota de la campaña.

Caszely, aunque acaba el match, abandona el terreno de juego con un fuerte golpe en el gemelo que de vuelta a Barcelona no le permite entrenar hasta el jueves. Con la vista puesta en la visita a la Costa Azul, los blanquiazules reciben en Sarriá al Real Club Celta y en los terrenos de Can Salvi se disputa el típico partidillo de entrenamiento que sirve para perfilar la alineación frente a los celestes.

Pero de pachanga nada de nada. Entrar en el equipo está carísimo y saltan chispas. Amiano, Molinos y Caszely reciben de lo lindo. En una entrada de Fernández Amado el chileno sufre un fuerte golpe que le impide finalizar la sesión. Todos creen que se trata de una recaída en las molestias que arrastra del partido de Valencia. Descartado para jugar ante los gallegos.

Preocupado al ver que con el paso de los días no cesa el dolor, "El Gerente" se pone en manos del doctor Rocosa. Y lo que parecía una visita rutinaria se convierte en un chasco. El chileno entra a píe pero sale enyesado y con muletas. Rotura del peroné de la pierna derecha. Dos meses de baja como mínimo. Es el inicio de una mala racha para Caszely. 

firma07.jpg 

 29-2-76  RCD ESPANYOL - REAL MADRID (0-1)

Gol Sur de Sarriá. Últimos minutos del match. Ya con ventaja madridista, Pirri comete un claro penalty a Caszely que Sánchez Ibáñez no quiso señalar. Los blancos acabarían venciendo en un Sarriá hasta los topes como se observa en la foto. Fueron los únicos en hacerlo aquella temporada.

Tras dos meses en el dique seco el día 5-12-76 la UD Salamanca visita Sarriá y el chileno retorna a la convocatoria. Es el partido previo al de vuelta de los octavos de final de la Copa UEFA que se debe disputar en Rotterdam ante el SC Feyenoord el miércoles siguiente.

Finalmente Caszely no salta al terreno de juego para medirse a los charros. Junto con Solsona, que acaba de superar una hepatitis vírica, es el arma secreta de Santamaría para intentar el milagro en De Kuip. Pero "El Gerente" no sube al avión. No hay manera de que el maldito peroné le deje en paz. En el entreno del lunes, justo antes de partir a tierras holandesas, se vuelve a lesionar. Ahora es un choque con Canito. Fisura de peroné justo un centímetro por encima de su antigua rotura. Otra vez yeso. Otra vez dos meses. Que cruz ¡¡¡.

La temporada avanza y el chileno, la gran esperanza blanquiazul, tan solo lleva jugados cuatro partidos oficiales. Una pena.

 

- La ilusión de la Copa del Rey -

No será hasta el 9-3-77 que Carlos vuelva a vestirse de corto. Dieciseisavos de Final de la Copa del Rey. Miércoles noche en Sarriá. El Real Sporting de Gijón devuelve visita tras el empate en la ida del Molinón (0-0) y la cosa no está nada clara.

Avanzada la segunda parte los asturianos, por aquel entonces en 2ª División, resisten más que dignamente (1-1). A veinte minutos del final Santamaría lo tiene claro. Amiano deja el campo y Caszely, seis meses después, vuelve al césped. Minutos más tarde los sportinguistas vuelven a sacar de centro. Esta vez ha sido Canito quien ha metido un balón de oro en el área. El resto es pura rutina. No se preocupen. El lo meterá en la red. Dicho y hecho (2-1). Es una fiera.

A pesar de su reaparición a nueve jornadas del final, la vuelta de Caszely no le vale al RCD Espanyol para alcanzar el pase a la Copa de la UEFA. Su empate (0-0) en el Sánchez Pizjuán en la última jornada del torneo no es suficiente. Demasiado tarde. Demasiado tiempo sin los goles del "Gerente". La gran ilusión se centra en la Copa del Rey.

Atocha es el escenario donde arrancan los octavos de final. Poco después de comenzar la segunda parte la Real Sociedad, un equipo ya emergente por aquellas épocas, toma clara ventaja en el marcador (2-0). Afortunadamente la reacción llega a tiempo. Marañón primero y el chileno después restablecen las tablas (2-2). En Sarriá la meta de Arconada cede tres veces más (3-0). Ahora los goles han sido de Solsona y Osorio (2). La pólvora perica es infinita.

Ya en cuartos de final espera el Real Club Celta. Los gallegos, recién descendidos a 2ª División, no están por la labor de alargar más su nefasta temporada. Cino, Marañón y como no, Caszely, sentencian en Sarriá (3-0). La derrota de la vuelta en Balaidos (1-0) es solo un pequeño borrón antes de las semifinales. Espera el Real Betis Balompié. El último obstáculo para llegar a la gran final.

El equipo está en gran forma. Sus goleadores, y son muchos, todos a punto. Es el gran momento. La noche del sábado 11-6-77 se inicia el reto en un Sarriá lleno hasta la bandera. Los andaluces son un rival de cuidado con grandes jugadores en todas sus líneas y con una medular formada por López, Alabanda y Cardeñosa de las que el pasó del tiempo no ha logrado borrar el recuerdo.

El partido, igualadísimo, avanza sin goles hacia su recta final. La defensa andaluza aguanta bien las embestidas locales. Pero con Caszely en el campo el gol puede llegar en cualquier momento. Esta vez será en el minuto 70'. Cuando el desespero comienza a invadir la grada, Fernández Amado inicia una galopada por la banda derecha del ataque y llega hasta la línea de fondo tras una sotana prodigiosa a Julio Cardeñosa.

Parece que el balón se perderá por la línea de fondo pero el gallego, justo a tiempo, saca un centro que vuela al segundo palo de un desconcertado Esnaola. Allí espera "El Gerente". Nadie pensaba que el balón iría allí. Sólo él. Eso era lo difícil. Luego un simple toque de cabeza a puerta vacía (1-0) y Sarriá que se cae. Aunque con un resultado corto la final espera en el Benito Villamarín.

firma08.jpg

 11-6-77  RCD ESPANYOL - REAL BETIS BALOMPIÉ  (1-0)

Gol Sur de Sarriá. Minuto 70'  Caszely acaba de adelantar a los blanquiazules en la ida de las semifinales de la Copa del Rey. El chileno corre enloquecido con el balón en la mano para agradecer a Fernández Amado el magistral centro que ha dado origen al tanto.

 

En Heliopolis, una semana después, los españolistas se dejan la piel. Defienden con fiereza sin renunciar al gol. Lo hacen todo bien. Pasan los minutos y se acerca el final. Rafael Iriondo, técnico bético, hace tiempo que mandó a los defensas al ataque sumido en la desesperación. Todo parece controlado. Pero llega el minuto 88'. Siempre hay un pero en el RCD Espanyol.

Biosca, el libre bético, sube al ataque con el balón en los píes. Todos sus compañeros están marcados. Nadie le tira un desmarque y no sabe que hacer con el esférico. No dribla. No pasa. Solo conduce. Sin soluciones y situado fuera del área grande, prueba fortuna con la zurda. El tiro coge portería pero no es nada del otro mundo. Se presume fácil para Echevarría. Pero el meta vasco, tras posicionarse para detener el balón, comete un fallo infantil y este se le acaba escurriendo entre sus manos para colarse junto al palo derecho de su meta. De la final del Vicente Calderón a la prórroga.

Sólo dar inicio el tiempo suplementario otra vez Biosca, esta vez de cabeza a la salida de un corner, adelanta nuevamente a los béticos (2-0). El resto es un querer y no poder. Marañón debe ser reemplazado por una durísima entrada de Bizcocho y a Caszely no le llega un balón en condiciones. El sueño de llegar al partido decisivo se esfuma de manera frustrante como pocas y en aquella triste noche sevillana se empieza a escribir el fin de la etapa Santamaría en el RCD Espanyol. Ya nada será igual en el futuro.

 

- Un triste adiós -

La campaña 1977-78 empieza torcida. Tres derrotas en los primeros cuatro partidos de Liga meten al RCD Espanyol en el furgón de cola de buenas a primeras. Caszely tampoco anda fino. Un sólo gol y de penalty en el Plantio de Burgos es su pírrica aportación.

Acostumbrada al buen fútbol de las últimas campañas la afición se muestra decepcionada con el nivel de juego exhibido y cada partido en Sarriá se convierte en un trago de difícil digestión. Tampoco va por muy buen camino la relación de algunos jugadores con el entrenador. ¿Quizá el desgaste de demasiados años ocupando el cargo?. Posiblemente. Por que no.

Sea como fuere, lo cierto es que el equipo no alza el vuelo y se palpa en el ambiente que todo puede saltar hecho pedazos en cualquier momento. El último escenario será el viejo Sardinero. La tarde del 18-12-77 una sonrojante derrota ante los cántabros (4-0) pone punto y final a la larga etapa de José Emilio Santamaría sentado en el banquillo blanquiazul. 

La directiva de Manuel Meler, muy convencida de que el vestuario se le ha ido de las manos al técnico uruguayo, busca el antídoto contratando a un técnico con mano dura. Quince años después vuelve a Sarriá Heriberto Herrera. O lo que es lo mismo: "El Sargento de Hierro".

Adiós a la lírica. Cojan pico y pala. Quien no corre no juega. Los delanteros no deben esperar el balón, ellos son la primera línea de presión del equipo y han de ayudar en su recuperación. Estos y otros conceptos son parte del ideario del técnico paraguayo. Poco a discutir desde el punto de vista técnico. De hecho le fue bien en Italia donde hizo campeón a la Juventus de Turín.

Nadie duda de las cualidades de Heriberto pero está claro que buena parte de la plantilla blanquiazul no responde al perfil de su doctrina. Mal escenario para gerentes que sólo ponen la firma. Se avecinan  tiempos difíciles para Caszely. .

Con el paso de las jornadas se acaban confirmando los malos augurios y la delantera tipo la acaban configurando Cuesta, Flores y Marañón. El chileno tan solo actúa en 8 de los 20 partidos de Liga que Heriberto acaba dirigiendo al equipo hasta final de temporada. De esos encuentros, en tan solo 4 Caszely sale de titular y en sólo una ocasión completa los 90 minutos.

La situación entre técnico y jugador se hace cada vez es más tensa pero Caszely no es de los que se amedrentan. Siempre fue de los que plantó cara. ¿Por que iba a achicarse ante un Sargento (Heriberto Herrera) alguien que fue capaz de cuestionar a un todo un General (Pinochet) ?.

La baraja se rompe de manera definitiva el 16-4-78. Caszely sale de titular en un partido frente al Real Racing Club que, en caso de victoria significa la salvación casi definitiva para el equipo blanquiazul. El primer tiempo es un puro desespero. El ataque no funciona y el chileno paga el pato siendo sustituido en el descanso por Paco Flores. Otra vez.

"El Gerente" no vestirá más de blanquiazul. Tras la derrota frente a los cántabros (0-1) el técnico paraguayo decide que tanto él, como Fernández Amado y Jeremías entrenen aparte por bajo rendimiento. Es una manera de apartarlos del equipo.

De esta triste manera acaba la etapa de Carlos Caszely en Sarriá. Antes de final de temporada el club lo traspasa por 8 millones de pesetas al Colo Colo que le vio nacer y donde continuaría goleando durante largos años.

Era un verdadero prodigio ante el gol y siempre nos quedará la duda de saber de que hubiese sido capaz si le hubieran respetado las lesiones.

- Estadísticas -

 firma09.jpg

      - Partidos jugados -

firma10.jpg

   - Goles marcados -

 firma11.jpg

Gol del RCD Espanyol. Gol de Caszely. Gol del "Gerente" 

 

Agradecimientos: A mi colega chileno Jaime García Covarrubias por su inestimable y desinteresada colaboración en la confección de este artículo.

Oriol Pagés (socio del RCD Espanyol) 

Publicat el 12/04/10 Bookmark and Share

<< Tornar Fer comentari 58691 | 9 | Imprimir | Enviar


 30/04/2018 La noche más inolvidable
 28/12/2017 Venganza inmediata
 17/05/2017 Cuentas pendientes
 06/03/2017 &#128249; Panenka en el Plantío
 18/01/2017 Siete minutos para volver al cielo
 10/12/2016 Pasajero 750
 04/10/2016 &#128249; RCD Espanyol y Zona Cesarini
 02/06/2016 En lo alto de la tribuna
 24/03/2016 CITA INOPORTUNA
 11/01/2016 DUDA RESUELTA
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8