AVUI A POL

Paintball per Joan Camí

Sergi Darder no es un 10

Emplear el pase en largo ante situaciones de acoso del rival, ser agresivo tras pérdida, ocupar el campo contrario de forma masiva y enfocar la intencionalidad del juego en atacar constantemente al otro equipo. Esta fue, a ratos, la receta del Espanyol en una gran primera mitad contra el Betis. Con errores, sí, sobre todo en la ejecución técnica, y también con pequeñas desconexiones defensivas que abrieron los caminos para el conjunto rival. Pero hay que tener en cuenta de dónde viene y cómo viene el Espanyol en el último mes y medio de competición. Un equipo que tocó fondo contra Osasuna tras una segunda parte para olvidar. Así pues, el empate contra el Betis, creo, debería leerse positivamente. 

La fórmula de Machín parece clara. Su equipo nace desde la presión, no tanto desde la elaboración de la posesión. El Espanyol ha experimentado un cambio significativo en forma y fondo. El camino para conseguirlo todavía es largo, pero se busca la solidez y el orden para empezar a construir a partir de los resultados primero, y para imaginar y potenciar otros horizontes (y futbolistas), después. El claro ejemplo es Sergi Darder, un jugador 'desnaturalizado' que ayer volvió a demostrar que siempre aparece en los momentos de más necesidad. No parece, el actual ecosistema, el mejor para lucir su gran repertorio, ni para él ni para otros jugadores, pero la situación exige adaptabilidad hacia un juego más pragmático que preciosista.

Ayer Darder volvió a ser el Darder que todos esperan. Seguramente de una forma distinta e inesperada, esta vez desde el liderazgo, la presión y el remate, pero siendo importante de igual forma. El jugador de las grandes citas. Porque Sergi no es un '10', aunque lo lleve en la espalda. Tampoco un '6'. Es un '8'. Un interior que quiere y necesita el balón, de fútbol para los demás antes que para él mismo, que busca ser protagonista en la base de la jugada y también en la frontal. Y como ayer mismo reconoció, el gol nunca ha sido lo suyo, aunque se empeñe en marcar los más importantes. Un jugador que posicionalmente debe ver el fútbol de cara para organizar, asistir y rematar. Y aunque el juego no le acompañe, ayer quiso demostrar que los grandes jugadores son válidos siempre, incluso en otros registros, como el que plantea Machín desde su llegada y aprovechándose, sobre todo, del excelente trabajo de Calleri para, precisamente, recibir el balón de cara e inventarse todo lo demás.

Un gol en un momento determinado puede hacer que los jugadores cambien su dinámica. Nada altera tanto el guión. Son el mejor preparador físico y el mejor psicólogo. Sergi Darder debe -y puede- liderar la recuperación del Espanyol.

Joan Camí

@JoanCami   


 23/01/2020 Analizando a Embarba, nuevo extremo del Espanyol
 09/01/2020 Analizando a Raúl de Tomás, nuevo delantero del Espanyol
 20/11/2019 Bernardo en las áreas
 04/11/2019 Qüestió d'encert
 28/10/2019 El análisis del Levante - Espanyol
 24/10/2019 Así juega el Ludogorets
 21/10/2019 Apuntes de un debut
 03/10/2019 El CSKA, al detalle
 27/09/2019 La propuesta de Balaídos
 23/09/2019 Otoño llega con su: ¡oh, Dios mío!
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 10