AVUI A POL

Since 1900 per Marc Palau

En busca de la tecla perdida

El domingo el Espanyol tocó fondo. No se recuerda un partido tan traumático para el aficionado perico desde quizás aquella semifinal de la Copa del Rey contra el Athletic de Bilbao. ¡Qué poco traumática nos parece ahora esa derrota, eh...! Con 9 puntos de 45 posibles y ni una sola victoria en Cornellà el Prat, el equipo ocupa la penúltima posición en liga, sorprendente no ser los últimos con estos números... Ya van 4 meses de competición y parece que nadie es capaz de tocar, o más bien encontrar, la famosa "tecla". La carrera por la búsqueda del arca perdida la empezó Gallego, quien con más pena que gloria murió lejos de la orilla. Llegó Machín con nuevas armas y mejor maquinaria, pero de momento parece estar en medio de un desierto sin mapa ni agua. Quizás la "tecla" se la llevó Rubi al Heliópolis al más puro estilo Indiana Jones...

Pero para entender el fracaso de todos los exploradores pericos quizás nos tenemos que remontar un poco más adelante. Después de un final de liga apabullante, Rubí y la plantilla consiguieron la clasificación europea del Espanyol 13 años después. La situación del club era, a priori, inmejorable al terminar la liga pero nada más lejos de la realidad; la marcha de Rubi trajo la tormenta en mitad del océano; es decir, agua encima de más agua. Si recordamos ahora ese famoso comunicado de Rubi nos damos cuenta que quizás sus acusaciones tenían más puntería que la que de momento demuestran Ferreyra y Calleri juntos. Rubi le vio las orejas al lobo y aprovechó una oferta millonaria para dejar el club, pero seamos realistas, sin esa oferta muy probablemente hubiera sido el primer explorador caído en la búsqueda de la tecla perica.

Con Rubi lejos de Cornellà, empezaron a tomarse las primeras decisiones que hoy nos abocan a la peor situación deportiva e institucional de los últimos años. Un mercado de verano low-cost justamente la temporada de mayor ambición e ilusión eran los primeros síntomas del tsunami que se venia encima. Empezamos con la marcha de ciertos jugadores con salario muy elevado y rendimiento muy bajo pero solo fue un simple espejismo. Se debilitó el equipo al vender a los dos líderes de área, Hermoso líder en el área propia y el Panda líder en la contraria. Difícil ganar una batalla si el rival va con pistolas y tú solo con escudos, quizás puedes parar las primeras balas, pero al final alguna te acaba alcanzando. El vuelo turbulento "Air China 2019" lo empezó a pilotar un comandante un tanto "kamikaze" que señaló por vez primera la necesidad de encontrar la "tecla" para salvar el mundo perico. Poco duró Gallego al mando, lo echaron del avión en pleno vuelo y de uno de los asientos de primera clase emergió un nuevo piloto con más horas de vuelo, Pablo Machín. Pasadas ya bastantes horas de vuelo con Machín en cabina, el viaje parecía retomar la tranquilidad hasta llegar a las dos últimas "finales" ligueras contra Getafe y Osasuna. El vuelo ha pasado de turbulento a estrellado. Lo de serpientes en el avión es una comedia en comparación al vuelo "Air China 2019". ¿Quién es el verdadero culpable? ¿Son Gallego y Machín? ¿Son los jugadores los responsables de esta triste situación? Humildemente, creo que la tecla perica que tanto buscaba Gallego y que ahora busca Machín es ilocalizable. La dirección deportiva y el área ejecutiva del club se han esforzado mucho para esconder dicho tesoro y han enviado al entrenador de turno al desierto con un mapa de Alaska y una botella de agua vacía. No menos culpables son los futbolistas, responsables de la ejecución de la pelota.

Esto está muy bien, Marc, diréis. ¿Y ahora qué? Pues ahora toca bajar al barro, dejar de hablar tanto de lo táctico para dar comienzo a la autentica guerra. Usar el sistema que mejor se adapte a la plantilla y dejar el orgullo a un lado. Deben jugar los jugadores que sean capaces de jugar el "otro futbol". Táctica Rose en el momento del hundimiento del Titanic; "Lo siento Jack, aquí no cabemos los dos; ahógate tu". Al equipo le falta confianza, pero solo ellos pueden recuperarla. Si el fútbol no sale, que salgan los cojo... Todo esto mínimo hasta el 1 de enero, momento en que Chen debería convertirse en Jordan Belfort y pasar de lobo vegano a lobo de Wall Street. El mercado invernal, en caso de llegar vivos, marcará el futuro del club. Esperemos entonces poder decir que el Espanyol ha "Renacido".

Marc Palau 

@marcpalauc