AVUI A POL

Since 1900 per Marc Palau

De frío invierno al Trono de Hierro

Quien nos hubiera dicho en diciembre que ha falta de dos jornadas para acabar la liga el equipo estaría con opciones reales de conseguir la séptima plaza que puede dar acceso a la Europa League. Personalmente, yo no. Fui crítico con el equipo y con Rubi cuando estos fueron incapaces de ganar un solo partido a lo largo de 11 jornadas. Creí entonces que un cambio de entrenador era necesario para encarrilar una situación que pasaba de preocupante a dramática. ¿Que resultadista es el fútbol, verdad?

Llegó febrero, y con el unos fichajes más propios de un modo carrera en el FIFA de alguien con aires de director deportivo exótico. Un chino, un argentino y un bisauguineano, lo que puede parecer el comienzo de un chiste malo se convirtió en sangre nueva para un equipo sumido en la negatividad. Llegaron los resultados, 6 partidos seguidos sin conocer derrota. Por el camino, algún mal partido, hasta llegar a Montilivi. En Girona el equipo ganó y dejó atrás la zona oscura, más bien negra, de la clasificación.

Y aquí estamos ahora, sin perder desde finales de marzo y con el equipo a 3 puntos de la séptima plaza. En una temporada parecida a una montaña rusa, de las de muchas subidas y muchas bajadas y con mareo en la llegada. El equipo arrancó pareciéndose a la Brasil de los 70 hasta que llegó el invierno, lo de "Winter is coming" era real, llegó y con fuerza. Pero que lejos queda esto hoy, ¿no? El equipo acabó con el frío invierno al más puro estilo norteño. Haciendo piruetas con sus armas, Rubi probó cosas nuevas, nuevos esquemas y nuevos soldados en el campo de batalla dejando atrás esa formación del 4-3-3. El equipo se volvió impredecible y acertar con los 11 iniciales es más difícil hoy que conquistar el trono de hierro sin dragón alguno.

¿Y ahora? Ahora, toca creer. Lo dice uno afiliado a la religión de la "decepción preventiva". Estos chicos, cuerpo técnico incluido, se han ganado el derecho a creer, han cumplido hasta el último día y han demostrado gran madurez al competir hasta cuando la gran mayoría creíamos que ya todo era imposible. Toca Leganés, toca acompañar al equipo ante uno de los partidos más trascendentales de este club en años. Llegar a la última jornada con opciones matemáticas de Europa es un logro que en verano, después de la fuga de nuestro mejor guerrero, pocos esperábamos. Así que ahora nos toca a nosotros, a los soldados de detrás de las murallas. Nuestro trono de hierro particular esta en juego y el perico tiene hambre, démosle pepino para cenar. ¡Vamos a por ello pericos!

Marc Palau

@marcpalauc