AVUI A POL

Can ràbia per Francesc Via

Volver a creer

Sí. Llevados por la inercia de la historia, nos equivocamos creyendo que estaba todo el pescado vendido, aunque también es posible que sean nuestros rivales los que se hayan equivocado todavía más que nosotros. No hay que olvidar que lo que nos ha llevado ante la oportunidad que se abrió tras la jornada, no ha sido otra cosa que un rosario de oportunidades perdidas. Así es este juego, en el que tras el partidazo del sábado nos queda la incógnita de si el equipo ha aprendido a competir, aunque nos falte liga para comprobarlo.

Inevitable y humano es pasar facturas contra los que apostamos públicamente a que esta temporada no daba para más. Hagan lo que quieran, como siempre, pero eso nos lleva al mismo insano lugar que llorar la leche derramada de los puntos perdidos tontamente cuando ya estaban en la saca. Mirar hacia atrás con ira no sirve de nada y menos en este momento. Y nos separa de vivir colectivamente un gran triunfo: apurar la emoción del campeonato al menos un par de jornadas más. O hasta el final, cosa que no hacemos desde hace varios años. Los que seguían creyendo con una fe que iba más allá de los hechos deben ser generosos con los que nos bajamos del carro pues al fin y al cabo, una alegría nos la merecemos todos.

Este gran triunfo esconde más triunfos que merecen subrayados, pues el sábado fue un día redondo y no solo por conseguir los puntos en juego. Fue perfecto en fondo y forma. Por el protagonismo de la cantera, presente y futuro del club. Por ganar imponiendo las armas del juego a un Atleti que es un enorme enemigo incluso a medio gas. Por el virtuosismo de algunas acciones que precedieron a los goles. Porque tenemos al mejor goleador nacional en nuestras filas, cosa que habría que tener en cuenta, pues en ocasiones parece que lo andemos subastando precipitadamente. Y sobre todo porque cuando menos se esperaba, el equipo ha conseguido conectar con el espíritu de las primeras jornadas: ha vuelto a creer en sus posibilidades. Mas que estrenar camiseta -preciosa, por cierto- pareció que mudamos la piel.

Ahora ellos y nosotros, sabemos que es posible. Hay que vencer, reitero, la humana tentación de mirar hacia atrás y evaluar para bien o para mal. No es el momento. Hay demasiado en juego y no solo una clasificación europea. Es mucho más. Es darle la vuelta a una tendencia histórica deportiva y socialmente. Desde el sábado una efervescencia recorre el pulso blanquiazul cuando ya parecía todo abocado al habitual aburrimiento. Es el regalo inesperado de volver a creer. Disfrutémoslo.

Francesc Via 

@francescviapol    


 06/12/2019 Asumiendo responsabilidades
 02/12/2019 La tarde en que nos fuimos a la mierda
 25/11/2019 Sumar
 11/11/2019 La (semi)final
 04/11/2019 Recetas para salir del pozo
 31/10/2019 Fitxatges i caràcter
 07/10/2019 Així està la cosa
 30/09/2019 Gallego: un relevo necesario
 16/09/2019 Discursos
 09/09/2019 Una plantilla digna
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 66