AVUI A POL

Sentado en el Travesaño

Tras años de encendido debate en búsqueda del formato adecuado, el Campeonato Nacional de Liga iniciaba su andadura 10 de febrero de 1929.

Al igual que en otros terrenos de juego, aquella tarde en Sarriá, RCD Espanyol y Real Unión Club de Irún saltaron al césped para dejar su huella en la primera página de un libro que todavía sigue abierto.

Tras 90 minutos de enconada disputa, los nuestros acabarían venciendo (3-2) en un encuentro que, historiográficamente no ha recibido un tratamiento acorde con la solemnidad de la efeméride. PERICOS ONLINE va a intentarlo. Están invitados.

Antes de que la Liga se pusiera en marcha, levantar la Copa de España (creada en 1902) era el máximo galardón a que un equipo podía aspirar.

Alcanzarlo nunca fue tarea sencilla. Durante muchos años, el acceso a su conquista estuvo restringido a los vencedores de los Campeonatos Regionales. En algunos casos, y Catalunya era un buen ejemplo,  lograr ese salvoconducto no era cuestión baladí.  

El RCD Espanyol, desde que su último título regional en 1918 le diera el acceso directo, sólo lo había logrado en dos ocasiones: 1926 (al ampliarse el abanico de aspirantes a los subcampeones regionales) y 1929 (otra vez en condición de campeón). Y es que, si competir con el potente FC Barcelona ya era labor ardua, en los últimos años el CD Europa se había sumado al vagón de los elegidos.

A grandes rasgos esas fueron las coordenadas competitivas de nuestro fútbol en la década de los 20. Pero al oficializarse el profesionalismo (Junio 1926) el decorado iba a cambiar de manera radical.

Ya hacía algunos años que los jugadores no saltaban al césped por amor al arte, pero el reconocimiento formal agudizó toda una serie de problemas. El mayor de ellos era el desequilibrio presupuestario de los clubes que veían como crecía el apartado de gastos por vía salarial mientras el capítulo de ingresos, alimentado casi exclusivamente de las recaudaciones por taquillaje, no evolucionaba al mismo ritmo.

Se imponía, pues, variar el sistema competitivo elevando el número de partidos a disputar. El calendario, definido bajo los parámetros de Copa y Campeonatos Regionales, dejaba margen de maniobra en cuanto a fechas. La solución era sencilla. No había que inventar nada. Simplemente dar paso a un Campeonato de Liga al estilo de los que se venían disputando en Inglaterra (1889) y Escocia (1891).

Estaba claro el que. Pero acertar con el cómo, no iba a ser nada fácil.

- La gestación de la Liga -

A partir de un primer proyecto elaborado en Abril de 1927 por José María de Acha, directivo del Arenas Club de Getxo, surgieron dos grupos con concepciones diferentes sobre la manera de organizar el torneo. De un lado los llamados MINIMALISTAS que defendían la idea de una Liga cerrada a los clubes que en alguna ocasión hubiesen conquistado el Campeonato de España: FC Barcelona, Real Madrid, Athletic Club, Real Unión Club de Irún, Arenas Club de Getxo y Real Sociedad (al club donostiarra se le reconocía la titularidad del trofeo logrado por el Club Ciclista de San Sebastián en 1909).

En franca posición y abogando por una competición más abierta, los denominados MAXIMALISTAS. Encabezados por Atlético de Madrid y RCD Espanyol defendían la inclusión de los subcampeones de Copa y de los conjuntos más punteros de cada región. Junto a colchoneros y blanquiazules se alineaban, entre otros, Sevilla FC, Real Sporting Gijón, Real Racing Club y Valencia CF.

1927 fue año de reuniones y asambleas en busca de una solución satisfactoria, pero las posturas siguieron irreconciliables y, lejos de un mínimo acuerdo, ambos grupos decidieron emprender caminos separados, y poner en práctica sus propias tesis a través de torneos independientes.

El fracaso fue total. Precipitación, improvisación, coincidencia temporal con el propio Campeonato de España, falta de fechas..... Todo ello derivaría en un auténtico caos que, incluso en el caso del torneo MAXIMALISTA donde actuaba el RCD Espanyol, supuso que no se disputara en su totalidad.

Quede como botón de muestra el periplo, por así decirlo, del club blanquiazul. El torneo, que disputaban 9 equipos, se inició el 11-9-27 y el debut del RCD Espanyol no llegó hasta pasados más de tres meses, al enfrentarse al Sevilla CF en la capital andaluza (4-2) el día de Navidad de 1927. Aquel día, mientras para el conjunto de Sarriá el match significaba su puesta de largo en la competición, para el cuadro hispalense suponía ya su séptimo encuentro.

Finalmente, el RCD Espanyol sólo llegaría a jugar 7 de los 16 partidos que, en teoría, tenía previstos y ni los equipos más activos (Real Racing Club y Sevilla FC con 13 encuentros disputados), acabarían completando el calendario. Un auténtico despropósito.

Estaba claro que ese no era el camino a seguir y durante el verano de 1928 los clubes, que estaban condenados a entenderse, empezaron a acercar posturas para desbloquear la situación. Tras largas negociaciones, a principios de Noviembre de 1928 se llegó a una solución consensuada que consistía en crear una Liga de 10 equipos, en base a 9 plazas asignadas bajo criterio preestablecido (reservadas a todos aquellos equipos en posesión del Campeonato o subcampeonato de España) y una última adicional para el conjunto que resultara vencedor de un Torneo Clasificatorio.

La propuesta, elevada a la Asamblea Extraordinaria de la Federación Nacional del día 23-11-1928, sería finalmente aprobada. Tras más de dos años de discusiones, la Liga de 1ª División había nacido e iba a arrancar el 10-2-1929, una vez concluido el Campeonato de España.

 elprimero01.jpg

 elprimero02.jpg

  (Foto izquierda) José María de Acha directivo del Arenas Club de Getxo y padre del primer proyecto de Campeonato de Liga. (Foto Centro) Ricardo Cabot, directivo de la FEF y personaje clave para que las negociaciones fructificaran en un acuerdo definitivo. (Foto derecha) Genero de la Riva, representante del RCD Espanyol en las reuniones previas al nacimiento del torneo.

- Avanzando hacia el gran día -

Quedaban por delante dos meses en los que se debían resolver los Campeonatos Regionales (ya en su recta final), el propio Campeonato de España (con final fijada para el día 3-2-1929) y el Torneo Clasificatorio que debía proclamar el décimo equipo en liza.

Curiosamente, el acuerdo asambleario se lograba sólo dos días antes de una jornada de gloria para el RCD Espanyol. El 25-11-28 los blanquiazules reciben en Sarriá al FC Barcelona en la penúltima jornada del Campeonato de Catalunya. El match es decisivo. Una victoria significa alcanzar un título largamente anhelado y que se resiste desde 1918.

Aunque el pronóstico es favorable a los pupilos de Jack Greenwell el encuentro no resulta nada fácil. Los españolistas, nerviosos de salida, se van al descanso perdiendo (0-1) por culpa de un gol de Samitier y habiendo desperdiciado un penalty. Pero el infortunio de años anteriores no se va a repetir. Esta vez no. La esperada reacción llega justo a tiempo y, gracias a los tantos de Tena II (65') y Broto (78') el partido finaliza con victoria (2-1). Once años después el título vuelve a Sarriá junto con el billete para disputar el Campeonato de España.

Y esta vez la aventura por la Península será larga. Con la ayuda puntual de algún que otro suplente de lujo, Zamora; Saprissa, Portas; Trabal, Solé, Tena I; Vantolrá, Broto, Tena II, Padrón y Bosch se encargarán de prolongarla hasta el día de la gran final.

Por el camino quedan Real Sporting de Gijón, Arenas Club de Getxo, Atlético de Madrid y, ya en semifinales, un FC Barcelona ávido de venganza. Pero no hay manera de echarle el lazo a este RCD Espanyol que, tras permanecer imbatido durante 18 partidos consecutivos, peleará el título con el Real Madrid sobre el césped de Mestalla.

En un partido épico, tras malograr un penalty, acabar con ocho sobre el campo y calarse hasta los huesos, la balanza finalmente se inclina del lado blanquiazul (2-1) y por primera vez en su historia el RCD Espanyol alcanza el Campeonato de España en la célebre "Final del Agua".

Los que iban de maximalistas, ironías de la vida, iban a llegar a la Liga con honores de campeón reservados al bando minimalista. Su rival sería el Real Unión Club de Irún, un cuadro al que nunca se habían enfrentado con anterioridad.

El día 2-2-29, víspera de la gran final, y mientras RCD Espanyol y Real Madrid velan armas en tierras valencianas, se sortea el calendario del nuevo torneo que se avecina. El cuadro de partidos para la primera jornada queda así:

elprimero03.jpg

En el momento de efectuarse los emparejamientos, Real Racing Club y Sevilla FC todavía deben disputar la final del Torneo Clasificatorio en el Estadio Metropolitano de Madrid para convertirse en el décimo pasajero. La solución definitiva necesitará de hasta tres partidos. Finalmente, y tras dos empates (1-1) y (2-2), el día 9-2-1929 los cántabros acaban venciendo (2-1). Ellos serán los últimos invitados a la gran fiesta del fútbol.

Debido al retraso en la adjudicación de dicha plaza, el partido entre Real Racing Club y FC Barcelona se aplaza al martes 12-2-29 para que el cuadro santanderino pueda afrontarlo en mínimas condiciones competitivas.

- La Liga ya está aquí -

Tras la histórica victoria de Mestalla, aguardaban al RCD Espanyol un recibimiento apoteósico y todo tipo de celebraciones en la Ciudad Condal. Fanfarrias de triunfo para el brillante vencedor del partido del año. Que menos.

Pero sin apenas tiempo para cambiar el chip llegaba la Liga. El nuevo torneo, que tantos ríos de tinta había hecho correr, estaba a la vuelta de la esquina y a su puesta de largo llegaba el RCD Espanyol como flamante campeón de España.......... pero enormemente diezmado en su potencial futbolístico.

Si la final de Valencia ya tuvo que afrontarse con algunas bajas significativas (PORTAS y TENA I), su factura, en términos de futbolistas no aptos para empezar la Liga, fue elevadísima, y obligaría a Jack Greenwell a presentar una alineación llena de no habituales.

Para ilustrar mejor esta coyuntura observemos el siguiente cuadro. En él se relacionan los componentes de la plantilla del RCD Espanyol, detallando su grado de participación en los partidos oficiales de la campaña 1928-29 y su situación de disponibilidad ante el partido inaugural del Campeonato Nacional de Liga frente al Real Unión Club de Irún. 

elprimero04.png

Además de las inevitables bajas por sanción o lesión no recuperable, el técnico inglés no tuvo más remedio que dar descanso a los indiscutibles Solé, Padrón y Bosch ya que ninguno de ellos se hallaba en condiciones de aguantar 90 minutos sobre el césped debido al gran desgaste acumulado en la final copera.

Con semejante panorama, Jack Greenwell acabaría alineando este once: SOLÁ; TRABAL, ROURE; KAISER, DURAN, ALTES; PRAT, GALLART, ORAMAS, VANTOLRÁ y JUVÉ.

Trabal, Káiser y Vantolrá eran los únicos que repetían en relación a la final de Copa, y de los tres, sólo Káiser lo hacía en su demarcación natural del centro del campo. Trabal, habitual medio ala derecha, se veía obligado a rememorar viejos tiempos y bajaba a la defensa ante las bajas de Saprissa, Portas y González. En vanguardia, al extremo derecha titular Vantolrá no lo quedaba más remedio que ocupar el puesto de interior izquierda.

elprimero05.jpg 

 10-2-1929 - Sarriá - RCD ESPANYOL - REAL UNIÓN CLUB IRÚN (3-2)

Foto histórica. Primera formación del RCD Espanyol en el Campeonato Nacional de Liga. Sobre el césped de Sarriá posan de izquierda a derecha: PRAT, DURAN, GALLART, ORAMAS, KAISER, VANTOLRÁ, ALTÉS, SOLÁ, TRABAL, ROURE y JUVÉ.

- El rival -

Aunque en la actualidad su nombre pueda sonar a equipo sin pedigrí alguno, el REAL UNION CLUB DE IRUN (en adelante Real Unión) no era por aquel entonces un conjunto menor.

Surgido en mayo de 1915 de la fusión entre el Irún Sporting Club y el Racing Club Irún, el cuadro fronterizo fue durante los años 20 una escuadra de referencia en nuestro fútbol. Dominador habitual del Campeonato Regional de Guipúzcoa, contaba ya con tres campeonatos de España (1918, 1924 y 1927) a pesar de su corta historia.

Su último título copero, conquistado el 15-5-27 en Zaragoza ante el Arenas Club de Getxo (1-0), estaba cercano en el tiempo y la plantilla con que los irundarras iban a iniciar la Liga, no distaba mucho de la que alcanzó la gloria en el mítico campo de Torrero.

En Sarriá el equipo vasco formaría con: EMERY; ALZA, BERGES; GAMBORENA, MAYA, VILLAVERDE; ALTUNA, LUIS REGUEIRO, RENE PETIT, ALFARO y GARMENDIA. Excepto Maya, Alfaro y Altuna, los 8 restantes actuaron en el once titular campeón de 1927.

Una escuadra potente, sin duda, pero que en aquella temporada 1928-29 no pasaba por su mejor momento. En el Campeonato Regional no sólo la Real Sociedad lograba recuperar el título sino que el CD Logroño había conseguido relegarle a la tercera posición. No iban a ir mejor las cosas en el Campeonato de España. En la primera eliminatoria (Dieciseisavos de Final) y mientras el RCD Espanyol apeaba al Real Sporting de Gijón iniciando la ruta hacia Mestalla, el Real Unión caía prematuramente ante el Arenas Club de Getxo tras ser derrotado en Ibaiondo (2-0) y luego en su propio terreno del Stadium Gal (1-3).

Equipo compacto y peleón no se distinguía por excesivas individualidades pero contaba con tres jugadores que sobresalían del resto. PATXI GAMBORENA medio centro internacional y líder espiritual del equipo. A pesar de su corta estatura dominaba muy bien los grandes espacios y tenía una depurada técnica. Imprescindible. RENE PETIT, un verdadero artista. Pase, desborde, regate. Todo. Clase para regalar. Sin duda uno de los mejores jugadores del fútbol de preguerra. LUIS REGUEIRO, el puñal de la delantera. Movilidad, inteligencia y sobre todo un disparo demoledor. Complemento perfecto al timón de Gamborena y el preciosismo de Rene Petit.

El cuadro guipuzcoano no tenía entrenador. Aunque pueda parecer extraño, en algunos clubes, y este era el caso del Real Unión y del Arenas Club de Getxo, la figura del técnico tardó años en arraigar. Las tácticas, alineaciones y demás decisiones sobre el juego solían recaer en los jugadores con más galones. En el caso de los irundarras Gamborena y Rene Petit solían llevar la voz cantante.

 elprimero06.jpg

10-2-1929 - Sarriá - RCD ESPANYOL - REAL UNIÓN CLUB IRÚN (3-2) 

Formación del Real Unión. Junto a la portería del Gol Norte de Sarriá y uniformados con zamarra blanca y pantalón negro forman en la Fila Superior y de izquierda a derecha: GAMBORENA, LUIS REGUEIRO, ALZA, RENÉ PETIT, BERGES, MAYA y ALTUNA. (Fila Inferior y en el mismo sentido): EMERY, VILLAVERDE, ALFARO y GARMENDIA.

- Un partido con detalles históricos -

En honor a la verdad, y pese a tratarse de un acontecimiento muy especial, no puede decirse que el encuentro de Sarriá despertara una inusitada expectación. Media entrada en las gradas. No más de 7.000 espectadores en una plácida tarde con un sol radiante, impropio de un día de invierno.

Y es que si bien en otros campos el match inaugural era esperado con gran interés, en Casa Rabia el envoltorio era bien distinto. La Liga había llegado de sopetón. Sin apenas tiempo para asimilar la conquista del Campeonato de España y con los ecos de la final de Mestalla muy vivos en el corazón de los aficionados españolistas.

Si a ello unimos que el RCD Espanyol no podía contar con buena parte de su equipo titular y que el partido coincidía con la tradicional Rúa que abría las Fiestas de Carnaval en el Paseo de Gracia, tendremos un cuadro casi perfecto para explicar la reducida expectación que despertó el match. Pero a pesar de ello, el encuentro dejaría detalles imborrables para la historia del club y del propio Campeonato de Liga.

En primer lugar, se puede afirmar que LA LIGA SE INICIÓ EN SARRIÁ y que fue sobre su verde césped donde rodó el balón por primera vez. De los cinco partidos correspondientes a la jornada inaugural del torneo y programados para el domingo 10-2-29 sólo se disputaron cuatro, ya que por las razones antes apuntadas el Real Racing Club - FC Barcelona se aplazó hasta el martes día 12.

Los horarios fijados para el resto de partidos fueron:

elprimero07.jpg 

Los carteles anunciadores insertados en la prensa de la época no dejan lugar a la duda:

 elprimero08001.jpg elprimero08002.jpg

          La Vanguardia 10-2-1929                                La Voz de Madrid 9-2-1929

 elprimero08003.jpg elprimero08004.jpg

                       País Vasco 10-2-1929                               Gaceta del Norte 10-2-1929


Segundo aspecto importante: EL RCD ESPANYOL FUE EL PRIMER EQUIPO EN HACER RODAR EL BALÓN

Luciendo brazaletes negros por la muerte de la Reina María Cristina de Habsburgo, madre del rey Alfonso XIII, acaecida el miércoles 6-2-1929 y encabezados por sus respectivos capitanes Ramón TRABAL (RCD Espanyol) y René PETIT (Real Unión), los equipos saltaron al terreno de juego acompañados  por el trío arbitral.

Para tan histórico match el Comité Nacional de Árbitros había designado un colegiado de gran prestigio: Pedro ESCARTÍN. Ayudándole como jueces de línea actuaron Manuel Alvarez-Corriols (que luego llegaría a ser presidente del Colegio Nacional de Árbitros en 1946) y Antonio G. Kunz. Todos ellos adscritos al Colegio Centro.

Tras intercambiar presentes conmemorativos, capitanes y trío arbitral oficiaron el acto del sorteo preliminar. Tras lanzarse la moneda al aire, René PETIT fue quien salió beneficiado del mismo y por tanto tuvo el privilegio de escoger: Saque inicial o situación en el campo. Optó por la segunda opción. Ello significaba que al RCD Espanyol iba a sacar de centro y que, en consecuencia, el cuadro blanquiazul pasaría a la posteridad como el primer equipo de la Liga en hacer rodar el balón de manera oficial.

 elprimero09.jpg

 10-2-1929 - Sarriá - RCD ESPANYOL - REAL UNIÓN CLUB IRÚN (3-2)

(Foto izquierda) René Petit, capitán del Real Unión, ofrece a la tribuna presidencial el ramo de flores conmemorativo con el que le había obsequiado el RCD Espanyol. Junto a él, su homónimo local Ramón Trabal. (Foto derecha) Pedro Escartín Morán colegiado del match.

La cosa no acaba aquí. Al cuadro de Sarriá también le iba a corresponder otro pedazo imborrable de la historia de la Liga. Y quizá el más importante de aquella tarde, ya que el RCD ESPANYOL TUVO EL PRIVILEGIO DE CONSEGUIR EL PRIMER GOL DEL TORNEO.

La diana fue tempranera (minuto 5') y por su importancia merece ser relatada con máximo rigor. Tras consultar cuantas fuentes bibliográficas nos ha sido posible, podría ser compendiada como sigue:

"La acción se inicia en la banda izquierda del ataque españolista donde Juvé, tras llegar a la línea de fondo, consigue sacar un centro raso y fuerte. Ya dentro del área, el esférico es rematado por Oramas pero su disparo, tropieza en Alza. El rechace del defensa vasco amortigua el balón pero a la vez le confiere un envenenado efecto que hace dudar al meta Emery. Guardar palos o arriesgar en la salida. Quien no tiene dudas es Prat. El extremo blanquiazul ataca con decisión el esférico y de un buen derechazo lo manda a la red."

Tampoco hay duda alguna que el de Prat fue el primer gol de la Liga. Si tenemos en cuenta el horario de inicio de los cuatro encuentros, y proyectamos el momento en que se consiguieron los primeros tantos de cada uno de ellos obtendríamos esta secuencia temporal:  

elprimero10.jpg 

Y del mismo modo que Prat pasaba a ser un personaje histórico al convertirse en el primer goleador del torneo, el meta Emery, por pasiva, cargaba con el sambenito de ser el arquero que encajó la primera diana del campeonato.

Apodado cariñosamente "Pajarito", Antonio Emery Arrocena (Irún 26-7-1905) fue el guardameta titular del histórico Real Unión que se proclamó campeón de España en 1924 y 1927. Aunque de poca estatura (1,72 mts) era un arquero ágil y de gran valentía en las salidas de puños. Suya fue la meta del club irundarra durante las cuatro campañas (1928-29 a la 1931-32) que éste militó en la máxima categoría.

Antonio Emery era el segundo eslabón de una amplia saga familiar ligada al fútbol que tuvo su origen en su hermano Román (centrocampista del primer Real Unión campeón de España en 1918) que continuó su hijo Juan, también guardameta de diversos equipos a caballo de las décadas 50-60 (Real Unión, Deportivo Alavés, Burgos CF, Deportivo Coruña.... ) y que pervive en la actualidad a través de su nieto Unai con su brillante trayectoria como técnico de 1ª División.

   elprimero11.jpg

- La victoria -

El gol de Prat encorajina a los locales que, por momentos, acorralan al rival en su área. Pese a la inexperiencia de la mayoría de ellos, los jugadores blanquiazules hacen gala de un gran pundonor y son premiados con constantes ovaciones por parte del público.

Más allá de ese encomiable afán de lucha local, el primer tiempo no tiene excesiva historia. A tono con sus últimas actuaciones, el juego exhibido por el cuadro irundarra es francamente decepcionante Sólo se salva el buen hacer de René Petit. Cuando el francés entra en contacto con el balón, la medular españolista no le puede parar y la zaga se ve en apuros. Pero su enorme talento no encuentra cómplices.

Gamborena, pasado de peso, es una sombra del que fue y sólo exhibe lentitud. Luis Regueiro y Garmendia, las referencias en ataque, no dan señales de vida. Trabal y los suyos andan atentos y el balón apenas ronda los dominios de Solá. Al descanso se mantiene la merecida victoria local (1-0).

Pero si el primer acto había resultado más bien soso, la reanudación iba a concentrar toda la carga emotiva del match.

elprimero12.jpg

10-2-1929 - Sarriá - RCD ESPANYOL - REAL UNIÓN CLUB IRÚN (3-2)

Trabal intenta sin éxito impedir el disparo de René Petit, capitán del Real Unión. Entre ellos Garmendia, extremo zurdo irundarra.

Al igual que en la primera parte el RCD Espanyol golpea fuerte de salida. Un pase largo desde la defensa acaba con una dejada de cabeza de Gallart para la llegada de Oramas. El canario no se lo piensa dos veces. Remate alto y al ángulo. Emery, mal colocado, sigue el balón con la vista. No es la tarde del "Pajarito" (2-0).

Pese a jugar con un equipo inédito los hombres de Greenwell tienen el match en franquía para alegría de una hinchada que aplaude a rabiar el arrojo de los no habituales. Con dos goles de ventaja el partido parece encarrilado, pero quedan muchos minutos por delante y es de suponer que los irundarras no se querrán ir de Sarriá sin pronunciar palabra. Por de pronto la desventaja no aplaca el ansia de René Petit que sigue erre que erre intentándolo en todas la zonas del campo.

Y por fin, en el minuto 62' encuentra el fruto que andaba buscando. Tras un fallido rechace de Roure, el galo habilita el balón para el disparo de Luis Regueiro. El tiro, aunque centrado, sale fortísimo. Imposible para Solá (2-1).

La crecida guipuzcoana no acaba ahí. René Petit sigue haciendo diabluras y en el minuto 70' empieza a sortear enemigos. Al llegar al balcón del área su pase acaba en los píes de Alfaro que chuta cruzado y bate a Solá para poner las tablas en el marcador (2-2). El meta españolista se tira tarde y mal. En apenas ocho minutos los de Greenwell se ven contra las cuerdas y el encuentro entra en su recta final con un Real Unión embravecido y alzando la voz. Pero la última palabra la van a pronunciar los flamantes campeones de España.

Apenas cinco minutos después (75') y jaleados por su público, los blanquiazules se van otra vez decididos en busca de Emery. La carga acaba con un tiro de Juvé que repele el larguero. Pero por allí anda Oramas que alcanza el rechace de la madera y lo manda a la red de un punterazo (3-2). El canario completa una tarde plena de aciertos ante el marco y se convierte en el gran artífice del triunfo.

 elprimero13.jpg

  10-2-1929 - Sarriá - RCD ESPANYOL - REAL UNIÓN CLUB IRÚN (3-2)

Peligro en el área del Real Unión. Maya (izquierda) no logra despejar pese a su salto y el balón queda suelto entre un defensor y Oramas, delantero canario del RCD Espanyol.

En los últimos compases del match el Real Unión, desbocado, achucha de lo lindo pero los blanquiazules arropan bien a Solá e impiden que las últimas acometidas de René Petit y los suyos encuentren el premio del empate.

Tras un gran esfuerzo el RCD Espanyol conseguía debutar en la Liga logrando una victoria de mucho mérito ya que había sido conseguida con un equipo de circunstancias y privado de sus jugadores de mayor calidad. El público de Sarriá, orgulloso de los suyos, supo agradecerlo y despidió al equipo con una atronadora ovación.

 elprimero14.jpg 

10-2-1929 - Sarriá - RCD ESPANYOL - REAL UNIÓN CLUB IRÚN (3-2)

La defensa del Real Unión aleja el peligro ante la atenta mirada de Gabriel Juvé (derecha) y Martín Vantolrá (izquierda) con su inconfundible pañuelo blanco en la cabeza.


- SOLÁ -
- Los protagonistas -

CRISTÓBAL SOLÁ COLL nació en Barcelona el 15-2-1908 y llegó al RCD Espanyol (Setiembre 1926) procedente del Catalunya de Les Corts SC, donde había coincidido con Káiser y Vantolrá.

Portero ágil y de grandes reflejos, permaneció en Sarriá durante tres temporadas (1926-27 a 1928-29), aunque apenas pudo lucir sus cualidades ya que casi siempre fue suplente del mítico Ricardo Zamora.

Pero aquella tarde el destino le tenía reservado un lugar en la historia. "El Divino", lesionado, no se iba a enfundar los guantes y Solá se iba a convertir en el primer portero en defender el arco blanquiazul en partido de Liga.

Formar parte de aquel once, no obstante, sólo fue un espejismo ya que su situación empeoraría con el tiempo. Si la alargada sombra de Zamora ya suponía un obstáculo casi insalvable, finalizada la Liga, el club fichaba a Joaquín Aznar procedente del Gracia CF y aumentaba la competencia bajo palos. Relegado con el tiempo a condición de tercer portero y harto de esperar, Solá acabaría fichando por el FC Barcelona (Febrero 1930) por lo que restaba de temporada.

Les Corts tampoco sería la solución a sus problemas y tras obtener la baja del club azulgrana (Agosto 1930) firmó por el Real Racing Club. Esta vez la decisión fue acertada y Solá vería cumplidos sus anhelos ya que durante dos temporadas (1930-31 y 1931-32) fue titular indiscutible del club cántabro.

La tercera campaña (1932-33) iba por el mismo camino, pero el 22-1-33 su carrera se torció para siempre. En Les Corts frente al FC Barcelona, una entrada del canario Arocha le fracturó la clavícula. Corría el minuto 42' de partido y le sustituyó Jaúregui. Pese a ser intervenido quirúrgicamente, Solá nunca recuperó totalmente sus facultades y tras obtener la baja del club santanderino (Abril 1934) regresaría a su Barcelona natal. Sus días en el fútbol de élite habían terminado.

Pundonoroso como pocos, volvería a intentarlo en el CD Júpiter y luego en el Gracia FC, el equipo de su barrio, pero nada volvería a ser igual. Falleció en Barcelona el día 1-4-1964 a la edad de 56 años.

 elprimero15.jpg


- TRABAL -
 

Hablar de RAMÓN TRABAL CALVO es hacerlo de toda una vida en blanquiazul. Nacido en Barcelona en Setiembre de 1904 empezó a jugar a la edad de 9 años en los equipos inferiores del club y desde allí fue escalando peldaños hasta llegar al primer equipo en 1922 donde fue titular indiscutible hasta su retirada  al final de la temporada 1932-33.

Medio ala derecha, Trabal destacaba por su pundonor, espíritu de lucha e incondicional amor a los colores blanquiazules. Una buena definición de sus características la daba "El Gráfico" bonaerense con motivo de la jira que el cuadro de Sarriá efectuó en 1926 por tierras sudamericanas: "... la línea media la forman tres hombres ágiles y tesoneros entre los que destaca Trabal, que además de ser incansable, posee mucho quite y apoya a los forwards".

Si era menester también podía actuar en la zaga y eso fue lo que hizo frente al Real Unión. Las bajas de Saprissa, González y Portas en retaguardia no dejaban otra alternativa y en ausencia de Ricardo Zamora, le cupo el honor de ser el primer capitán del RCD Espanyol en partido de Liga.

Ya alejado de los terrenos de juego, ocupó de manera inmediata el banquillo españolista (campañas 1933-34 y 1934-35), jugando posteriormente un destacadísimo papel para la supervivencia del club durante la Guerra Civil y en su reconstrucción tras la contienda.

Falleció de manera prematura a finales de Abril de 1947 y, sin duda, cabe considerarlo como una figura relevante en la historia del RCD Espanyol.

- ROURE -

Hablar de ROURE es hacerlo de uno de los jugadores más desconocidos de la historia del RCD Espanyol.

De hecho ni sabemos a ciencia cierta su nombre de pila. En algunas fuentes se le cita como Lorenzo Roure pero ese es un dato que necesita de una confirmación de la que no disponemos.

Sus primeras apariciones en el RCD Espanyol datan de Febrero de 1928 y tampoco está claro su club de procedencia. Algunos analistas le sitúan en la UE Sants y en el Athletic Sabadell antes de enfundarse la zamarra españolista, pero también son datos sobre los que no existe una certeza absoluta.

La singularidad de Roure es tal, que frente al Real Unión disputaría su único partido oficial como jugador blanquiazul. Lesionados los habituales titulares (Saprissa, González y Portas) y tras reubicar a Trabal en la zaga como solución de emergencia, no cabía otra solución que buscar en el cuadro reserva. Greenwell dudó hasta el final entre Rodríguez y Roure, pero acabaría optando por este último.

Finalizada la campaña 1928-29 abandonó el club y pasó a formar parte del Zaragoza CD. Ese si es un dato absolutamente contrastado.

- KÁISER -

Nacido en 1906, JULIO KÁISER MASDEU llegó al club (Setiembre 1926) procedente del Terrassa CF.

Centrocampista de escasa estatura y técnica más bien limitada, Káiser compensaba esas carencias con un contagioso e infatigable espíritu de lucha que le acabó convirtiendo en un elemento muy valorado por los técnicos y queridísimo por la afición blanquiazul.

De las cuatro temporadas que permaneció en el RCD Espanyol (1926-27 a 1929-30) fue titular indiscutible en las dos primeras, pero su situación variaría con el fichaje del sabadellense  Juan Tena (Tena I). Este último, junto a Trabal y Solé acabaron configurando una línea media exitosa y que funcionaba a las mil maravillas. Difícil competir con ellos.

A pesar de ello, Káiser siempre estaba al quite. Preparado para cualquier eventualidad. Como en la final de Valencia, cuando la sanción a Tena I por su expulsión en la semifinal de Les Corts frente al FC Barcelona obligó a retocar el equipo. Impagable como jugador de equipo.

Finalizada la temporada 1929-30 ficharía por el CF Badalona y en 1939, tras la Guerra Civil, se embarcaría en el vapor Mèxique rumbo a Veracruz camino del exilio.

 elprimero16.jpg

- DURÁN - 

Al igual que su compañero Prat, RAMÓN DURÁN ROS llegó al RCD Espanyol (Setiembre 1928) procedente del Gracia FC.

Su pasó por el club fue fugaz pues sólo jugó la temporada 1928-29, y lo hizo en apenas 3 de los 37 partidos oficiales que el RCD Espanyol disputó en aquella campaña entre Campeonato de Catalunya, Copa de España y Liga. En aquel gran equipo la calidad de los Tena I, Trabal y Solé era tanta, que gozar de opciones en la línea medular blanquiazul era poco menos que una quimera.

Dotado de gran envergadura, Durán actuaba preferentemente de medio centro y aquella tarde, ante el Real Unión, le tocó bailar con la más fea ya que tuvo que encargarse del marcaje de René Petit, la estrella del equipo guipuzcoano. No puede decirse que tuviera una buena actuación ya que el galo brilló de lo lindo, aunque en su descargo vale la pena rescatar el comentario del cronista de Mundo Deportivo ".....Durán no pudo con René, pero el mismo Solé se hubiera visto apurado."

Concluida la temporada, el club le dio la baja (Julio 1929) y fichó por la UE Sants. Tras su paso por el club franjiverde (1929-30), actuó dos temporadas en la UE Sant Andreu (1930-31 y 1931-32) para recalar finalmente en el CD Sabadell.

Y sería en el club vallesano donde viviría sus mejores días como futbolista al proclamarse Campeón de Catalunya en la temporada 1933-34 en un equipo que, curiosamente, dirigía Juan Tena (Tena I).

- ALTÉS -

Medio ala que podía actuar indistintamente en ambos lados del centro del campo, CARLOS ALTÉS ALONSO  llegó al RCD Espanyol (Febrero 1928) procedente del CD Castellón, como apuesta personal de Jack Greenwell. El técnico inglés, que había recalado en Sarriá el mes anterior tras abandonar el club albinegro, conocía de sus virtudes y recomendó encarecidamente su fichaje. Pero el traspaso, que se presumía sencillo, se acabó enredando de mala manera.

Altés recibió una suculenta oferta por parte blanquiazul que, sin dirigirse al club castellonense, pidió a la Federación Valenciana que anulase el contrato que le vinculaba al cuadro de La Plana. Molestó con las formas el CD Castellón decidió suspenderlo de empleo y sueldo a la espera de la resolución de la Federación, que acabaría por darle la razón al club de Castalia.

Ante la negativa del RCD Espanyol a pagar cantidad alguna en concepto de traspaso, el conflicto se solucionó con un partido amistoso a disputar en el viejo Sequiol de Castellón, pero con la condición de que en el mismo jugara el mítico Ricardo Zamora. En un clima de gran expectación, el match tuvo lugar el 17-6-1928 y el cuadro de Greenwell, con todas sus figuras, caería derrotado (2-1) ante el cuadro local.

Pese a la polvareda que levantó su fichaje, la trayectoria de Altés en el club fue casi idéntica a la de Durán: una única campaña (1928-29) y muy pocos partidos disputados (4 sobre los 37 encuentros oficiales). Las causas también fueron las mismas. Imposible competir con los centrocampistas titulares.

En la temporada 1929-30, y tras causar baja en el RCD Espanyol, recaló en el Martinenc CF donde permanecería varias campañas actuando a gran nivel.

- PRAT -

Nacido el 26-4-1911 en Barcelona, JOSÉ PRAT RIPOLLÉS era un extremo derecha de buen regate y facilidad para el gol que se formó en el Gracia CF, club en el que ingresó en edad juvenil, y en el que permaneció hasta que fue fichado por el RCD Espanyol (Setiembre 1928).

No se equivocaron los que vieron en Prat un valor de futuro ya que durante 9 temporadas (1928-29 a 1935-36 y tras la guerra 1939-40) defendió con gran rendimiento la zamarra blanquiazul.

Habitual suplente del intocable Martín Vantolrá mientras este permaneció en el club, no era habitual verles juntos en un mismo once. Pero las numerosas bajas que el RCD Espanyol acumulaba ante el Real Unión lo harían posible. Prat iba a pisar la raya de cal y Vantolrá se desplazaba hasta el callejón del 10. Esa fue la solución de Greenwell. Y funcionó. En apenas cinco minutos, aquel mozalbete de apenas 18 años iba a entrar en la historia del fútbol español para siempre.

Con el traspaso de Vantolrá al Sevilla FC (Diciembre 1930) "Pitus" Prat, como se le conocía coloquialmente, se convertiría en amo y señor de la banda derecha del RCD Espanyol. Su progresión le llevaría incluso a la internacionalidad con España. Fue el 2-4-33 en Vigo frente a Portugal y sus compañeros Pedro Solé y "Tin" Bosch le acompañaron en el once que batió a los lusos (3-0).

En Octubre de 1940 el club le concedió la baja y firmó por un Real Madrid que, tras la Guerra Civil, andaba en plena etapa de reconstrucción. En el club blanco actuó una única campaña (1940-41) y posteriormente se retiraría del fútbol activo para iniciar su etapa de entrenador.

En esa nueva faceta llegó a dirigir al RCD Espanyol formando tándem con "Tin" Bosch. Fue en la campaña 1943-44. Una temporada que curiosamente había iniciado Pedro Solé en el banquillo hasta que la directiva le cesó (Diciembre 1943). Solé, Prat y Bosch. Los mismos de aquella tarde en Vigo. Casualidades de la vida.

Falleció en Barcelona el 15-3-88.

- GALLART -

Nacido en Barcelona en Enero de 1907, RICARDO GALLART SELMA actuaba de interior derecha y aunque de pequeña estatura, era un jugador de mucha calidad técnica y gran facilidad para el gol.

Llegó al RCD Espanyol procedente de la UE Sants (Junio 1928) gracias a una hábil maniobra de los directivos blanquiazules que, sabedores que el jugador finalizaba su contrato, se adelantaron a las intenciones del CD Europa que andaba cerca de hacerse con sus servicios.

En Sarriá jugó dos campañas (1928-29 y 1929-30) y aunque en un principio no le fue fácil entrar en el equipo, las continuas lesiones de Broto y la tirantez de éste con Greenwell, acabarían por llevarle a la titularidad. Y el rendimiento fue magnífico. 11 dianas en 20 partidos son cifras de buen goleador.

Pero al igual que Padrón y Vantolrá, las dificultades financieras del club impedirían que Gallart siguiera goleando en clave españolista. Al igual que sus compañeros, tras iniciar la temporada 1930-31 jugando el Campeonato de Catalunya con el RCD Espanyol, fue traspasado al Real Oviedo (Diciembre 1930) por la nada despreciable cifra de 40.000 pesetas.

El cambio de club marcó para siempre la vida de Gallart ya que en tierras asturianas desarrollaría el resto de su carrera deportiva. Vistiendo de azulón participó en el primer ascenso del Real Oviedo a 1ª División (1932-33) formando como interior derecha en la llamada "Primera Delantera Eléctrica" que integraban: Casuco, Gallart, Lángara, Galé e Inciarte. Una máquina de golear.

A Gallart también le pertenece un trozo de historia del Real Oviedo ya que logró el primer gol del cuadro asturiano en 1ª División. La tarde del 5-11-33 el FC Barcelona visitaba Buenavista para la puesta de largo y en el minuto 14' los azulgranas vencían (0-2) con dos goles de Martín Vantolrá, un viejo amigo que por aquel entonces formaba con el cuadro de Les Corts. La cosa no pintaba bien, pero Gallart redujo distancias en el minuto 17' (1-2) con un gol histórico. Era el inicio de una remontada histórica que Lángara, con 4 goles, condujo hasta el (7-3) final. Menudo debut.

Tras 9 temporadas defendiendo al club ovetense se retiró al final de la campaña 1942-43.

Falleció en Madrid en Noviembre de 1993

 elprimero17.jpg
- ORAMAS -
 

A mediados de los años 20 el balompié eclosionaba de manera definitiva en las Islas Canarias. El fenómeno pronto generó la necesidad de mostrar al gran público el enorme talento de toda una serie de jugadores y en Abril de 1925 se organizó una jira por la Península.

Había mucho interés en medir la calidad del fútbol insular y tras un intenso debate sobre si la representación la debía ostentar un club o se debía formar una Selección Canaria para la ocasión, fue finalmente el Real Club Victoria quien partiría del archipiélago.

Durante cerca de 2 meses el cuadro canario actuó en diversos escenarios. En Catalunya lo haría ante la UE Sants, CD Sabadell e Iluro SC, y los técnicos del RCD Espanyol quedaron tan impresionados de su nivel técnico que decidieron hacerse con los servicios de algunos jugadores. Oramas fue uno de ellos.

Nacido en Abril de 1904 en el barrio de Guanarteme (Las Palmas de Gran Canaria) RAFAEL ORAMAS NAVARRO pertenecía realmente al Marino FC, pero ante la falta de efectivos del equipo victoriano para acometer tan largo viaje, había sido reclutado para reforzarles.

Su demarcación natural era la de interior derecho, pero si de algo podía presumir era de una técnica tan depurada que le permitía actuar en cualquier posición del centro del campo. Tampoco era nada despreciable su olfato de gol.

Oramas perteneció al RCD Espanyol durante cuatro temporadas (1925-26 a la 1928-29) pero pese a las expectativas creadas nunca acabó de cuajar plenamente. Aunque de incuestionable calidad, su carácter frio y la intermitencia de su juego le acabarían restando protagonismo en el equipo titular.

Con la llegada de Greenwell (Enero 1928) al banquillo blanquiazul y tras el fichaje del egarense Broto (Abril 1928), su situación se agravaría hasta tal punto que en la campaña 1928-29 sólo había jugado 3 de los 19 partidos oficiales. La suplencia se había convertido en el status habitual del canario.

Pero al igual que otros coequipiers, la tarde del 10-2-29 le iba a brindar su momento de gloria. Ariete circunstancial debido a la sanción de Tena II, aquel instinto goleador que siempre había llevado en sus botas salió a relucir. El Real Unión lo sufrió en sus carnes y dos goles del de Guanarteme acabarían por darle la primera victoria liguera al RCD Espanyol.

No hizo mucho más. Finalizada la campaña 1928-29 Oramas dejó el club para fichar por el Racing de Madrid con el que jugó la temporada 1929-30.

Pero Oramas quedó marcado por la Ciudad Condal. Tras abandonar el fútbol se afincó en la capital catalana donde contrajo matrimonio y residió hasta el 21-4-68 día en que falleció a la edad de 64 años.

- VANTOLRÁ -

Nacido en Barcelona el 16-12-1906, MARTÍN VANTOLRÁ FORT llegó al RCD Espanyol procedente del Catalunya de Les Corts SC (Abril 1925) como resultado de una singular operación.

Tras iniciarse en el Fortpienc, Vantolrá se enroló en el Catalunya de Les Corts y una vez allí el CD Europa le contrató en 1924. Todo parecía normal pero el fichaje resultó ser nulo ya que el jugador, siendo menor de edad, había estampado su firma sin el consentimiento paterno. Por aquel entonces era presidente del Catalunya de Les Corts el señor Enrique Serramalera, a la sazón directivo del RCD Espanyol.

Tiempo después y conocedor de la particular situación, la familia De la Riva ofreció al padre del jugador un buen empleo como funcionario público y de esta relación se fraguó su contratación por el cuadro de blanquiazul, en el que permanecería algo más de cinco temporadas (Abril 1925 - Diciembre 1930).

Vantolrá era un extremo derecho con gran habilidad para galopar pegado a la raya de cal y efectuar medidos centros. De potente remate y excelente cabezazo, su cuota goleadora no era nada desdeñable. Cualidades todas ellas más que suficientes para que fuera titular indiscutible mientras estuvo en Sarriá.

Patricio Caicedo, compañero suyo en sus primeros años como españolista, decía que al margen de sus múltiples virtudes técnicas, la mejor cualidad de Vantolrá era la de saber infundir moral a sus compañeros. Quizá por ello, y pese a ser consciente de que sufriría en la recta final del match, Greenwell no renunció a su concurso en el partido contra el Real Unión y aprovechando que tenía en Prat un buen recambio para el extremo derecho, situó a Vantolrá como interior zurdo.

Con el RCD Espanyol Vantolrá viviría los mejores años de su carrera logrando incluso la internacionalidad con España. Fue el 22-6-30 en Bolonia ante la squadra azzurra (2-3) y su debut no pudo ser más brillante ya que conseguiría el gol de la victoria hispana a dos minutos del final.

Tras defender a los blanquiazules en el Campeonato de Catalunya 1929-30, fue traspasado al Sevilla FC (Diciembre 1930) junto al canario Padrón. La crisis financiera del RCD Espanyol y los deseos del club andaluz por alcanzar de una vez por todas la 1ª División acabaron forzando el acuerdo.

Después de tres campañas poco lucidas en el club de la Giralda fichó por el FC Barcelona (1933-34) y formó parte de la selección española que jugó el Mundial de Italia 1934. Durante la guerra civil emigró a Méjico y allí jugaría en el Atlante hasta el año 1949 en que decidió colgar las botas a la edad de 43 años.

Establecido de manera definitiva en el país centroamericano, falleció a principios de Junio de 1977.

- JUVÉ -

Nacido en Vilafranca del Penedés el 25-5-1908, GABRIEL JUVÉ MALLA llegó al RCD Espanyol procedente del FC Vilafranca (Febrero 1928) donde se había formado en sus equipos inferiores.

Extremo zurdo de gran velocidad y buena definición ante el gol, Juvé oficiaba de recambio natural del gran Crisanto "Tin" Bosch. Y lo tenía difícil. El ala izquierda que formaban Padrón y el propio Bosch era uno de los puntos fuertes del equipo de Greenwell.

Pero un hecho circunstancial iba a cambiar la carrera de Juvé aquella temporada. El 31-3-29, y tras ser expulsado en Sarriá frente al Arenas Club de Getxo, Bosch era sancionado con 4 meses de suspensión por una supuesta agresión al colegiado en los compases finales del match. De golpe y porrazo Juvé pasaba al equipo titular de manera inesperada. Y no le fue mal. Jugó 10 partidos consecutivos anotó 2 goles y, lo que es más importante, demostró que se podía confiar en él.

Roto el tándem con el traspaso de Padrón al Sevilla (Diciembre 1930), su titularidad fue ya habitual a partir de la campaña 1930-31 y acabó por formar una interesante dupla con el propio "Tin" Bosch.

Permaneció en el club durante seis campañas (1928-29 a la 1933-34). En Febrero de 1934 y pocos días antes de finalizar la temporada rescindió su contrato con el club para volver otra vez al FC Vilafranca donde tras colgar las botas llegaría a ejercer de técnico.

Falleció en Octubre de 1977.

- JACK GREENWELL el técnico -

Nacido en el Condado de Durham (Inglaterra) en Enero de 1884, John ("Jack") Richard Greenwell jugó durante 11 temporadas (1901- 1912) en el Crook Town de la Northern League inglesa antes de enrolarse en el FC Barcelona (Septiembre 1912).

Medio ala de buena técnica, Jack Greenwell dejó en 1917 su faceta de jugador para convertirse en entrenador del equipo azulgrana, cargo que ocupó hasta 1924 con notable éxito ya que logró el título de Campeón de España en 1920 y 1922.

Tras dejar el banquillo culé dirigió a la UE Sants y CD Castellón. Y fue estando al frente del club albinegro que llegó al RCD Espanyol. En plena temporada 1927-28 (Enero 1928), al cuadro blanquiazul, que en aquel momento entrenaba José Quirante, se le estaba escapando un título de Campeón de Catalunya que tenía en el bolsillo y la directiva, en un intento de enderezar el rumbo del equipo, decidió realizar una tentadora oferta al técnico inglés. Un sueldo de 12.000 pesetas al mes sería finalmente la causa de que abandonara el CD Castellón para sentarse en el banquillo de Sarriá.

Greenwell no logró salvar aquel título, pero construiría uno de los mejores equipos de la historia blanquiazul y en la temporada siguiente (1928-29) justificaría el por qué de su fichaje alcanzando no sólo el título regional catalán sino también el Campeonato de España en la recordada "Final del Agua" ante el Real Madrid (2-1).

El inglés, técnico muy exigente y vanguardista en cuanto a sus métodos de entrenamiento entrenó al RCD Espanyol de Enero 1928 hasta el final de la campaña 1927-28 y las dos siguientes (1928-29 y 1929-30) y dejó prueba de una profesionalidad absoluta.

Tras abandonar Sarriá, entrenaría al RCD Mallorca para luego regresar nuevamente al FC Barcelona (1931-33) y posteriormente seguir su periplo dirigiendo al Valencia CF y al Real Sporting de Gijón. Sin duda era un técnico de gran prestigio en España pero la llegada de la Guerra Civil le obligaría a variar el rumbo, y tras una breve estancia en Turquía, otra guerra, esta vez mundial, le llevaría a Sudamérica.

Su aventura empezó en Perú y los éxitos no cesaron. Tras quedar campeón con el Universitario de Lima alcanzó la Copa América con la selección peruana en 1939. El prestigio de la conquista le llevaría a Colombia para entrenar al Independiente de Santa Fé (Bogotá). Pero desgraciadamente esa sería su última aventura.

El día 7-10-1942, poco tiempo después de ser contratado por el club colombiano y de regreso tras el entrenamiento matinal en Quinta Mutis al oeste de Bogotá, Jack Greenwell sufrió un ataque cardíaco y falleció de manera repentina. Contaba 58 años.

elprimero19.jpg

 - Agradecimientos -

Son muchas las personas que han ofrecido su desinteresada colaboración en la confección de este artículo y es de ley que quede constancia de ello.

Si alguna cosa era innegociable era poder disponer de una foto del RCD Espanyol formando sobre el césped de Sarriá. El día 11-2-29 Gaceta Deportiva (suplemento del diario La Noche) publicaba una de no demasiada calidad. Siempre pensé que no había otra. Pero estaba equivocado. Un día, mi buen amigo JORDI PUYALTÓ tuvo la suerte de encontrar otra instantánea de aquel histórico momento en un mercado de antigüedades de Bilbao. Es una joya y la ha cedido gentilmente. Mil gracias.

Lugar preferente también para ANGEL AZNAR PANIAGUA (ex presidente del Real Zaragoza a mediados de la década de los 80) por habernos facilitado la foto de Roure. Todo un tesoro, visto el escaso material del que dispone acerca de este jugador.

Tampoco fue fácil profundizar en la figura de Carlos Altés, otro de los jugadores sobre el que no se conocían excesivos datos. Ahí fue muy valiosa la colaboración de MIGUEL ANGEL SERER, todo un especialista en temas relacionados con el CD Castellón.

La relación de colaboraciones no acaba aquí. No quisiera poner la rúbrica final sin mencionar a JOSÉ MANUEL HOLGADO (Real Racing Club), PEDRO LUIS FERRER (Real Zaragoza), JORGE VALVERDE (Real Oviedo y temas generales), JOSEP MARÍA BATET (FC Vilafranca), LUIS JAVIER BRAVO MAYOR y CESAR DE LA PRIDA (Temas Arbitrales). Ha sido de mucho valor la ayuda de todos.

Para finalizar, y ya de forma más genérica, agradecer el esfuerzo prestado por los colegas de la web FORO BETIS LIBRE y por la BIBLIOTECA FORAL DE BIZKAIA.

 elprimero20.jpg

10-2-1929 - Sarriá - RCD ESPANYOL - REAL UNIÓN CLUB IRÚN (3-2) 

Trabal se esfuerza por interponerse al disparo de Alfaro, interior izquierda del Real Unión.

 Oriol Pagés (Pericos on line)

Publicat el 3/9/11 

<< Tornar Fer comentari 212443 | 25 | Imprimir | Enviar


 30/04/2018 La noche más inolvidable
 28/12/2017 Venganza inmediata
 17/05/2017 Cuentas pendientes
 06/03/2017 &#128249; Panenka en el Plantío
 18/01/2017 Siete minutos para volver al cielo
 10/12/2016 Pasajero 750
 04/10/2016 &#128249; RCD Espanyol y Zona Cesarini
 02/06/2016 En lo alto de la tribuna
 24/03/2016 CITA INOPORTUNA
 11/01/2016 DUDA RESUELTA
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8