AVUI A POL

Sentado en el Travesaño

Sucedió en el gol sur de Sarrià un 18 de enero de 1959, hace ya casi medio siglo. Jugaban Espanyol y Osasuna un partido correspondiente a la decimoctava jornada de Liga (tercera de la segunda vuelta de cuando jugaban el campeonato tan solo 16 equipos). El Espanyol, entrenado por Marcel Domingo venía de encadenar cuatro victorias consecutivas, entre las que se incluía un 2-0 en Sarrià al Real Madrid de Di Stefano, y los navarros en la zona caliente de la tabla habían encajado un humillante 1-8 en San Juan ante el Athletic Club justo la semana anterior.

Buscando la quinta victoria consecutiva, el partido no había podido empezar mejor para los blanquiazules que a los ocho minutos se habían adelantado en el marcador por medio de un penalty transformado por Sastre. Pero cuando las manecillas del reloj cruzaban el minuto 14, una jugada sin aparente peligro, cambiaría el signo del partido y de manera definitiva, la vida deportiva de Agustín Faura, el bravo defensa españolista.

El relato de tan triste suceso se inicia en una acción del zaguero central, Bartolí, que cede defectuosamente el balón a su meta Vicente sin precisar el envío. El osasunista Cerdán divisa la posibilidad de sacar tajada de la jugada y ante tal circunstancia, Faura emprende una veloz carrera para remediar la situación pero con tan mala fortuna que, después de perder levemente el equilibrio, Vicente cae encima de su pierna dañándola gravemente. Tras salvar la situación y recoger el balón, el portero se percata enseguida de la importancia de la lesión y lo lanza fuera al observar a su compañero inmóvil en el césped.

De manera inmediata Faura es retirado del terreno de juego. Ya no volvería nunca más a pisarlo vistiendo de futbolista. El diagnóstico fue fractura de la tibia y del tercio superior del peroné con afectación de ligamento. Días más tarde sería operado por el doctor Navés. Quizá hoy esta lesión no precisaría de un tratamiento más allá de lo normal, pero por aquel entonces la situación era bien distinta y a pesar de los denodados esfuerzos de los médicos que le atendieron durante un largo período de recuperación Faura, que contaba con 31 años, nunca más volvería a vestirse de corto.

Dos minutos más tarde, y con Faura camino de los vestuarios, el osasunista Antonio lograba batir a un todavía perplejo Vicente para conseguir el empate, y aunque Coll adelantaría al Espanyol antes del descanso, el citado Cerdán lograría el definitivo empate (2-2) en tiempo de añadido, frustrando in extremis una victoria que ya se cantaba.

 

 

faura001.jpg

Tras sufrir el encontronazo con Vicente, Faura es retirado del campo ayudado por su compañero Gámiz y el masajista Jaime Fernández.

¿Pero quien era Agustín Faura?

Pues sencillamente era un jugador que a pesar de no gozar de una elevada estatura, tenía unas excelentes condiciones físicas y que destacaba por su eficacia en el marcaje. También era un consumado especialista en el lanzamiento de libres directos por la tremenda dureza de su disparo con la zurda lo que le permitió conseguir varios goles a lo largo de su carrera.

faura002.jpg

Nacido en Gavà (Barcelona) el 3-9-1927, Agustín Faura Badía inició su carrera futbolística a los 16 años cuando ingresó en el equipo de su población natal, el Gavá CF, con quien debutó en el primer equipo en la temporada 1948-49 en categoría regional.

Sus buenas actuaciones le valieron el salto a la 2ª División con el fichaje por el C.F. Badalona donde militó durante dos temporadas (1949-50 y 1950-51). Actuando con el club costeño sufrió el primer grave percance de su carrera deportiva cuando en enero de 1951 cayó lastimado de gravedad en la columna vertebral en un partido ante el Real Zaragoza en el mítico campo de Torrero.

Inactivo durante más de siete meses ya no volvería a actuar dicha campaña y, con el contrato finalizado se encontró sin equipo. En esta circunstancia, fue contratado por el CD Sabadell, club en el que volvería a demostrar su calidad como jugador durante las campañas 1951-52 y 1952-53 también en 2ª División.

Confirmada su progresión en el club lanero, el RCD Espanyol le ofreció la posibilidad de jugar en 1ª División y le contrató para formar parte de su plantilla para la temporada 1953-54. Y no tardaría mucho en demostrar lo acertado de su fichaje.  Su debut se produciría el 25-10-1953 en Sarriá ante el Valladolid con 4-1 para los blanquiazules con goles de Arcas de penalty, Cruellas (2) y "Chico" Ramírez. Aquel día Faura debutaría en la posición de volante izquierdo como consecuencia de la lesión de Gámiz y formaría pareja con el valenciano Bolinches en la línea medular. Aunque su posición natural era la de lateral zurdo, sus primeras actuaciones en el Espanyol fueron en la posición de medio izquierdo ya que los puestos defensivos eran propiedad de Argilés, Parra y Catá que venían rindiendo a un nivel muy alto. Sin embargo ello no fue óbice para que Faura rindiese a gran nivel pues sus excelentes cualidades físicas se lo permitían y fuese titular con todos los entrenadores que tuvo.

Este era el comentario de la crónica del semanario Vida Deportiva con motivo de su debut

"En el Espanyol debutaba el ex sabadellense Faura, que anteriormente había pertenecido al Badalona  ....  .............. el volante blanquiazul realizó una excelente primera parte. Su rapidez estropeó muchas de las combinaciones de la delantera visitante, gustándonos su noble fogosidad, su dríbling y su sentido práctico, buscando la entrega al compañero sin retención de balón"

Aquella misma temporada Faura lograría su primer gol vistiendo de blanquiazul. Y no sería un gol cualquiera. Fue precisamente en Les Corts ante el FC Barcelona en la penúltima jornada de Liga con victoria "perica" (1-4). Después de que Moreno adelantara al Barça, Faura igualaría el marcador en el 24' y posteriormente tras el descanso Cruellas, Marcet y Pepe Mauri privarían a los "culés" de seguir optando al título liguero, que aquella misma tarde conseguiría el Real Madrid tras batir al Valencia (4-0) en Chamartín.

Con el paso del tiempo, el declive de Parra arrastraría a Cata a la posición de central y situando a Faura en su puesto natural de lateral izquierdo, que desde la liguilla de promoción de la campaña 1954-55 hasta su desgraciada lesión, sería suyo en propiedad. El trío defensivo formado por Argilés, Cata y Faura con Vicente en la puerta sería la sólida base en la que se asentó el equipo finalista de la Copa de España de 1957.

Los datos estadísticos de Faura en el Espanyol hablan por si solos ya que durante las seis temporadas que actuó en el Espanyol (desde su debut en la 1953-54 hasta su infortunada lesión en la 1958-59) tan solo dejó de jugar una decena de partidos.

Temporadas

PARTIDOS JUGADOS

GOLES MARCADOS

TOTALES

    Liga       Copa       Otros

    Liga       Copa      Otros

     Partidos       Goles

1953-54

21

5

--

1

0

--

26

1

1954-55

27

--

10

1

--

0

37

1

1955-56

27

7

--

    1

1

--

34

2

1956-57

27

7

--

2

0

--

34

2

1957-58

28

3

--

2

0

--

31

2

1958-59

18

--

--

0

--

--

18

0

TOTALES

148

22

10

7

1

0

180

8

 

 

 

 

 

(El epígrafe Otros corresponde a los partidos de la liguilla promocional de permanencia que el Espanyol debió disputar al finalizar la campaña 1954-55 ante el Zaragoza, Real Sociedad, Granada, Oviedo y Atlético Tetuán)

Hasta que llegó aquel minuto 14' del partido ante Osasuna y que puso punto final a su carrera futbolística. Amaro Dauder sería su sustituto. Curiosamente Dauder también había fichado por el Espanyol procedente del Sabadell la temporada anterior.

Con el paso del tiempo, y viendo imposible su vuelta a los terrenos de juego, Faura iniciaría su carrera de entrenador en los equipos inferiores del Espanyol como ayudante de Pedro Solé (1964-65). Posteriormente dirigiría al Olot de 3ª División en las campañas 1965-66 (haciéndose cargo del equipo a pocas jornadas del final del campeonato sustituyendo a Pepe Espada), 1966-67 y 1967-68.

En la temporada 1968-69 y ya con Argilés dirigiendo al equipo, una vez destituido Kalmar, Faura ejerció de segundo entrenador. Consumado el descenso de categoría a finales de Abril de 1969 y habiendo dimitido Argilés, Faura tuvo que dirigir de manera accidental al RCD Espanyol en la eliminatoria de Copa ante el Málaga debido a problemas de papeleo con el chileno Fernando Riera que ya había sido contratado para la próxima temporada.

Estando el Espanyol en 2ª División en la campaña 1969-70 ejerció de segundo entrenador del chileno Riera, hasta que en Febrero de 1970 este fue cesado y reemplazado por el vasco Rafael Iriondo.

Ya desvinculado del Espanyol, Faura continuaría su faceta de entrenador en otros equipos entre los que cabe destacar Lleida, Tortosa, Terrassa, Sporting Mahonés y Sant Andreu.

                            Oriol Pagés Rosique (socio 5744 RCD Espanyol)

Publicat el 22/04/08 

<< Tornar Fer comentari 21964 | 0 | Imprimir | Enviar


 30/04/2018 La noche más inolvidable
 28/12/2017 Venganza inmediata
 17/05/2017 Cuentas pendientes
 06/03/2017 &#128249; Panenka en el Plantío
 18/01/2017 Siete minutos para volver al cielo
 10/12/2016 Pasajero 750
 04/10/2016 &#128249; RCD Espanyol y Zona Cesarini
 02/06/2016 En lo alto de la tribuna
 24/03/2016 CITA INOPORTUNA
 11/01/2016 DUDA RESUELTA
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8