AVUI A POL

Pericos con botas

cartellpericosconbotas1415.png

El RCD Espanyol entra con mal pié en la temporada 1950-51. En el zurrón, sólo 3 de los primeros 14 puntos en juego (1 victoria, 1 empate y 5 derrotas). El problema no está en los goles que marca (18) sino en los que encaja sin freno alguno (28). Un promedio de 4 goles por partido. De buenas a primeras al furgón de cola. Con semejantes números......

Fernando, Parra, Veloy, Celma, Casas, Perdomo, Soto y Bolinches. Hasta 8 jugadores lleva ya utilizados Pepe Nogués en las 3 demarcaciones de la zaga. Pese a tanta probatura, no hay manera de cuadrar la defensa. La última derrota en San Mamés (4-2) el domingo 22-10-1950, es la gota que rebosa el vaso de la paciencia. El Atlético de Madrid, vigente campeón de Liga, apunta a Sarriá. Con el sueco Carlsson, con Juncosa, con Escudero. Algo habrá que hacer.

La principal novedad llega en el lateral derecho. Harto de buscar alternativas a la marcha de Ricardo Teruel, llega la hora de un tal ARGILÉS (Antonio Argilés Antón - Terrassa 31-12-1931). Formado en sus categorías inferiores, ARGILÉS debuta con el primer equipo del Terrassa CF a los 18 años y de la mano de Luis Miró, un técnico que posteriormente ocupará el banquillo de grandes equipos. Su recorrido en el club egarense será corto. Apenas 10 meses.

argiles01.jpg

 Antonio ARGILÉS

El RCD Espanyol le echa el ojo en un encuentro amistoso que disputa frente al Terrassa CF como homenaje a Parra tras su regreso del Mundial de Brasil 1950. Paco Sáenz, presidente blanquiazul, queda satisfecho de su actuación y pide informes. Días después ARGILÉS rubrica un contrato por 5 temporadas.

Los primeros entrenamientos convencen a Nogués y el técnico, acuciado por la flojera defensiva de los suyos, le hace debutar en Sarriá frente al Atlético de Madrid de Helenio Herrera el domingo 29-10-1950. A la hora de la verdad no cesa la sangría de goles en contra, pero el RCD Espanyol, al menos, logra el triunfo (4-3). Lo único importante aquella tarde. Las crónicas hablan bien de ARGILÉS (19 años). Atento en la marca. Seguro en el cruce.

El match marca el inicio de una dilatada carrera en blanquiazul. Serán hasta 300 partidos más, a lo largo de 13 temporadas en activo. Sólo se ausenta por lesión o expulsión. Por nada más. Durante muchísimo tiempo, bien se podría decir que el RCD Espanyol lo integran su eterno número 2.......y otros 10 jugadores más.

Temperamental y de gran carácter, ARGILÉS era un defensa rápido y contundente. De los que marcaban territorio. Sin arrugarse. Con malas pulgas. Pero más allá de ello, también fue uno de los primeros laterales en subir la banda para incorporarse al ataque. Toda una modernidad para la época.

Jugó con todos los técnicos que tuvo, pero con Scopelli vivió su mejor momento. Especialmente en las campañas 1952-53 y 1953-54 con aquel famoso equipo del Oxigeno. En ambas temporadas el RCD Espanyol consigue una destacada 4ª plaza, y también en ambas resulta ser el equipo menos goleado de toda la Liga. Bajo palos, las manos del gran Marcel Domingo. Por delante, la infranqueable muralla de los ARGILÉS, Parra, Catá y alguna que otra vez Faura.

argiles02.jpg

 De izquierda a derecha Argilés, Parra (su cuñado) y Faura

El de Terrassa es el lateral de moda y su gran momento de forma le lleva a ser convocado para el amistoso ESPAÑA - ARGENTINA del 7-12-1952 en Chamartín. La víspera del match el seleccionador nacional Pedro Escartín anuncia el equipo titular: ARGILÉS jugará en el lateral derecho. Pero desgraciadamente se lesiona en el último entrenamiento. Un pinchazo en el muslo. Nada grave, ya que a la semana siguiente acaba disputando el derby frente al FC Barcelona, pero suficiente como para no poder enfrentarse a la albiceleste de los Lostau, Labruna y compañía.

Segunda intentona el jueves 19-3-1953. Escartín insiste y le vuelve a citar para enfrentarse a Bélgica en Les Corts. Mientras la noticia salta a los teletipos, el RCD Espanyol realiza en Sarriá el último entrenamiento antes de viajar al Carlos Tartiere. Poco antes de finalizar, Scopelli detiene el partidillo y le comunica a ARGILÉS la grata noticia. Aplausos en Sarriá. Y poco después, lágrimas. El lateral disputa un balón con su clásico ardor y cae en mala postura. Rotura fibrilar en el muslo izquierdo. Tres semanas de baja. Otra vez adiós al sueño de la internacionalidad. ARGILÉS no vestirá de rojo en el viejo santuario barcelonista. Una pena. No habrá más oportunidades. ARGILÉS y selección, binomio imposible.

Pese a ello, su rendimiento continúa siendo excelente. Cesado Scopelli y tras salvar una liguilla promocional en la campaña 1954-55, el RCD Espanyol retoma la buena senda con Ricardo Zamora en el banquillo y alcanza en 1957 la final de Copa frente al FC Barcelona en Montjuich. Lo hace imbatido. Ahora los guantes los pone el joven Vicente. Cierran atrás ARGILÉS, Catá y Faura. Menuda defensa.

Pasan entrenadores, jugadores, presidentes......y allí sigue ARGILÉS como sempiterno lateral derecho del RCD Espanyol y con el paso de los años convertido ya en capitán del equipo blanquiazul.

argiles03.jpg

 10-4-1960  -  RCD ESPANYOL  - FC BARCELONA   (0-1)

Penúltima jornada de Liga. En Sarriá, partido decisivo para el título. Los capitanes Ramallets y Argilés se saludan antes del inicio del match en presencia del navarro Zariquiegui.

A ARGILÉS le cabe el honor de lucir el brazalete en el debut del RCD Espanyol en competiciones europeas, la tarde del 13-9-1961 en el Niedersachenstadion de Hannover. Frente al equipo local, los hombres de Saso vencen gracias a un testarazo de Camps (0-1) en el minuto 52'. Un gol histórico que nace de un medido centro de ARGILÉS tras una de sus típicas subidas al ataque.

Sin embargo, aquella aventura europea junto a una pésima planificación en materia de fichajes, convertirían la temporada 1961-62 en todo un vía crucis. Metido en la cola de la tabla de buenas a primeras, Saso es cesado antes de Navidad. Con Arcas, la solución casera, el RCD Espanyol remonta el vuelo durante algunas jornadas. Suficiente para evitar el descenso directo, pero no para esquivar la temida promoción ante el Real Valladolid.

argiles04.jpg

3-12-1961  -  RCD ESPANYOL  - REAL BETIS BALOMPIÉ   (2-2)

Dos leyendas en pos de un balón. ARGILÉS y el entonces bético Luis Aragonés.

El desenlace es conocido. La tarde del 6-5-1962 en el viejo Zorrilla, un postrer gol de Rodilla derrota al RCD Espanyol (2-0) y lo despeña hacia la 2ª División. Junto a la final de Leverkusen y la voladura de Sarriá, la página más negra de la historia del club. En aquella trágica fecha ARGILÉS también oficia de capitán blanquiazul.

Consumado el descenso Victoriano Oliveras de la Riva dimite como presidente. Accidentalmente ocupa el cargo Cesáreo Castilla. La economía aprieta, y mucho. Camps es traspasado al FC Barcelona y a ARGILÉS, todavía con 2 años de contrato, la directiva le solicita que renuncie a ellos en beneficio del club. En la trastienda el mensaje de que Heriberto Herrera, el nuevo técnico, piensa apostar por la juventud.

No es el final soñado, pero el mensaje es claro. Es el momento de dejarlo. Tras 283 partidos de Liga con el RCD Espanyol, ARGILÉS abandona el fútbol activo y pasa a dirigir a los juveniles y aficionados del club en la campaña 1962-63. Mientras, Heriberto Herrera, que ni siquiera ha tenido la ocasión de verle entrenar, inicia el camino de retorno a la 1ª División.

Pero, ironías del destino, el adiós de ARGILÉS iba a ser sólo un hasta luego. Pese a conseguir el ascenso en la promoción ante el RCD Mallorca, Heriberto Herrera deja el club. El nuevo organigrama deportivo diseñado por el club sitúa a Scopelli como manager general y dotado de amplios poderes. El paraguayo no traga y Areso se convierte en el nuevo técnico.

Pese al bombazo que supone el fichaje de Kubala, la temporada 1963-64, la del retorno entre los grandes, empieza torcida. En busca de soluciones Scopelli se acerca una mañana al entrenamiento de los equipos inferiores y observa con sorpresa que el veterano lateral (31 años) todavía está para echar unas buenas carreras.

El Conejo, que sabe de lo que es capaz ARGILÉS, le plantea volver. El de Terrassa no lo duda y vuelve a vestir de corto la noche del 24-11-1963 con motivo de un RCD ESPANYOL - PONTEVEDRA CF (0-0) correspondiente a la 10ª jornada de Liga. De los 20 encuentros que restan hasta el final del torneo, ARGILÉS sólo deja de disputar 3. Ya no es un chaval, pero todavía sigue siendo la mejor opción para el lateral derecho.

La campaña 1963-64 es dura. Durísima. También habrá promoción, esta vez frente al Real Sporting de Gijón, pero afortunadamente con final feliz gracias a una contundente victoria en Sarriá (3-0). El RCD Espanyol sigue en 1ª División.

Será el último partido oficial de ARGILÉS con la camiseta perica. Esta vez sí. Un final amable para quien, tras toda una vida en blanquiazul, había tenido que vivir la amargura de aquel descenso en Valladolid.

ARGILÉS cuelga las botas tras disputar la friolera de 301 (*) partidos de Liga defendiendo la camiseta del RCD Espanyol. El que más y durante mucho tiempo. El record, establecido el 26-4-1964 frente al Sevilla CF en Sarriá (1-0), perdura casi 34 años. Concretamente hasta la noche del 8-3-2008 cuando Raúl Tamudo, otra leyenda blanquiazul, pone su contador a 302 tras la disputa de un REAL MADRID - RCD ESPANYOL (2-1) en el Santiago Bernabéu.

Una vez retirado, ARGILÉS inicia su trayectoria como entrenador. Algún día acabará ocupando el banquillo de su RCD Espanyol. Pocos lo dudan. Lo que no imaginan es el dramático final de aquella experiencia. Un episodio demasiado denso y complicado que bien merece ser tratado en capítulo aparte.

El 21-8-1990 ARGILÉS falleció tras una larga y cruel enfermedad. Se fue joven. Apenas contaba 58 años. Aunque esperada, la noticia de su muerte conmocionó a todo el españolismo y el sepelio celebrado en su Terrassa natal, supuso una impresionante manifestación de duelo blanquiazul en cabezada por el entonces presidente Julio Pardo.

Justo reconocimiento y sentido adiós a quien honrara la camiseta del RCD Espanyol durante toda su trayectoria deportiva. 

argiles05.jpg

- Datos estadísticos -

argilesstats.png

(*) Durante largo tiempo las estadísticas oficiales sostuvieron de manera errónea que ARGILÉS había jugado la redonda cifra de 300 partidos de Liga defendiendo la camiseta del RCD Espanyol, cuando en realidad fueron 301. La confusión procedía del encuentro RCD Espanyol - Real Valladolid (1-2) jugado el 13-11-1960. ARGILÉS, como se puede comprobar consultando fuentes periodísticas, llegó a disputar dicho partido. No obstante, en el acta del mismo, el colegiado aragonés Ricardo Lacambra hizo constar que lo había hecho su compañero Aguirre.

Pese a que ARGILES abandonó el fútbol activo al finalizar la temporada 1963-64, la errata no fue descubierta hasta 2008 cuando con motivo de un UD Almería - RCD Espanyol (1-0), Raúl Tamudo se disponía a igualar su histórica marca. 

Oriol Pagès  

<< Tornar Fer comentari 23788 | 0 | Imprimir | Enviar


 25/09/2018 'El Bolita' Carranza
 12/09/2017 José Manuel, siempre en el recuerdo
 01/05/2017 'Cata', un duro con sonrisa de ángel.
 28/02/2017 Lauridsen, The Big John
 08/01/2017 Vicente, el Nuevo Grapas
 03/11/2016 Marcet, arte inteligente
 13/09/2016 &#128249; Ortiz Aquino: buen pie, mala cabeza
 11/05/2016 CUESTA, CON BUEN PIE
 09/03/2016 BORJA, EN BUENAS MANOS
 28/12/2015 URZAIZ, LA TORRE DE TUDELA
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6