AVUI A POL

El racó d'en Puyaltó

 HISTÒRIES BLANC-I-BLAVES

DE COM LA INGESTA DE CONYAC VA SER CLAU EN EL SEU DEBUT SOTA ELS PALS


A l´hora d´evocar la figura del mític porter Ricardo Zamora, existeix una eina que per poc coneguda i poc abastable, no deixa de ser la més interessant de totes les que aborden la seva vida dins i fora dels terrenys de joc, i ho és per una raó ben senzilla: la va escriure ell mateix. Es tracta dels records autobiogràfics que el Diví va escriure en una etapa molt dura de la seva vida; acabava d´abandonar el seu estimat Espanyol, rumb a Madrid per defensar la porteria blanca, i es disposava a jugar el seu segon partit com a merengue, ni més ni menys que un derbi a Chamartín contra l´Atlético de Madrid, el dia 12 d´octubre de 1930. Tot just iniciar-se la segona part del partit, i amb un resultat no era gens favorable, un 0-1 contra els matalassers, en un ràpid contracop dels atlètics, no va arronsar-se davant de l´internada del davanter Buiría, i va produir-se un terrible xoc on va trencar-se en mil bocins la seva espatlla, i també va luxar-se el braç. L´astronòmica quantitat que l´equip blanc havia abonat al blanc i blau, 150.000 pessetes, exercia una enorme presió sobre Zamora, que va arribar a pensar en que hauria d´abandonar la pràctica activa del futbol, i va intentar capejar les llargues nits de dolors i insomni amb una teràpia ben particular: escriure un diari: "Me he decidido a escribir para dejar esta obsesión en mi lesión... si yo reuniera estos recuerdos, me distrairía por las noches un rato. Por lo menos, voy a intentarlo. Si sale algo, luego nos reiremos Rosario (la seva dona) leyéndolo cuando hayan pasado unos meses. Y si no salen más que tonterías, con romper los papelotes, arreglado todo. Por si acaso, voy a tomar mis precauciones para que nadie que no sea ella o yo huela estas cuartillas. Tengo un miedo terrible al ridiculo; más que a una salida en falso. Pero si pongo en orden todo mi pasado y salen a relucir todos los detalles desde que empecé a jugar hasta hoy, dentro de unos años, cuando me retire, podrían tener estas notas algún interés..."

En una barreja de recerca documental i també de sort, un dels exemplars d´aquesta autobiografia resta en les nostres mans, i gràcies a això avui podem donar la paraula directament al mite, intentant esbrinar en les seves paraules les seves sensacions vinculades al món del futbol, i especialment amb la seva relació d´amor amb el RCD Espanyol.

Portada del recull d´articles publicats per Prensa Española, amb una rudimentària enquadernació contemporània

Avui parlarem de com va ser la seva iniciació en el món del futbol, a quines ajudes va recòrrer per superar la por del por que sentia sota els pals a començament de la seva por dessitjada carrera com a porter quan ell amb el que somiava era amb ser davanter, deixant per a la segona part com un viatge que gairebé titllariem d´iniciàtic va servir per inaugurar la seva primera etapa com a espanyolista. Anem a pams, i comencem pel principi de tota aquesta història.

Ricardo Zamora va sentir des-de molt jove la necessitat de fer del futbol una part innherent a la seva vida. "La verdad es que no recuerdo ni como empezó. Me parece que lo mismo les sucedería a todos mis compañeros de ayer y de hoy. Esta afición brota espontaneamente, viendo jugar a otros chicos en la calle, en los campos de juego. Sí sé que, cuando vivía en la calle Diputación, hacía cuantas correrías me dejaban libres las clases para ir a dar patadas. Luego, a los 12 años, ya era casi un futbolista. Iba entonces a la Universidad, y en la plaza de Sepúlveda y en la misma Universidad no desperdiciaba ocasión para organizar un partido. Con una particularidad: por entonces no se me ocurrió nunca jugar de portero".

Aquí esmenta Zamora una dada que no s´acostuma a comentar, i és que abans de vincular-se sentimentalment i esportivament amb l´Espanyol, va ser jugador de les categories inferiors del FC Barcelona: "con varios compañeros del Canigó, ingresé en el infantil del Barcelona, aspiración que constituía uno de mis entusiasmos. No sé que directivo del "Barsa" nos vio jugar en el pequeño campo del Centro, y nos invitó a jugar en el club azulgrana, propósito que nos pareció de perlas". Com hem apuntat abans, Zamora estava fent carrera com a davanter centre, però un dia "faltó una tarde el portero del infantil. Jugábamos contra el Internacional, y con éste se alineaba Samitier, de delantero-centro. Por entonces nadie le conocía por su nombre. Reciente la visita del equipo inglés Notts Country, a Sami le bautizaron como "Pears", que era el apellido del delantero centro británico. Yo, como no había otro puesto, acepté el de guardameta. No sé como quedamos, pero estoy seguro de que lo hice mal, de que me metieron varios tantos, y fue autor de algunos el mago Pears". Vet aquí, coses de la vida, que probablement el primer gol que va encaixar Ricardo Zamora en la seva vida podria haver estat obra del seu més que amic, germà, Pepe Samitier.

Inoblidable estampa hivernal de Zamora a un Sarrià nevat

"Al salir, los cuchicheos, las conversaciones y la tristeza de mi madre me hicieron comprender que algo grave sucedía. Una vecina me dijo: ¡bronconeumonía!, y yo, que sabía la gravedad de esa enfermedad, me asusté y rompí a llorar. Fui a buscar a mi madre, lloramos juntos, y por la mañana siguiente, a primera hora, fui al Barcelona a darme de baja. Volví a casa contento de mi decisión y viví unos días de intranquilidad, hasta que mi padre entró en la convalecencia. Luego pasó un plazo de más de un mes durante el cual no toqué una pelota y huí de los sitios donde se jugaba al fútbol".

Superat aquest trasbals personal i familiar, i tornant als seus estudis de batxillerat un cop acabat l´estiu, Zamora torna a caure en les urpes d´aquest esport infame anomenat foot-ball: "en mi curso se formó un equipo y yo no supe resistirme. Cuando no jugábamos, iba a los campos de primera categoría para ver a los futbolistas de los mejores equipos, que eran mi constante obsesión. Sobre todo, era huesped del terreno del Univesitary, donde siempre había alguien entrenándose. Claro que para eso faltaba muchas veces a clase, pero a mí el fútbol me hacía olvidarme de todos mis deberes. Una tarde presenciaba el entrenamiento pegado al poste de la meta. Allí estaba siempre quietecito, hasta que los jugadores llegaron a conocerme, a familiarizarse conmigo. No recuerdo que dia, faltó Roteta, que era meta del Universitary, y Armet Kinké me dijo que me pusiera un momento en su lugar, que iban a afeitarme. Como yo era aficionado a la pelota vasca y tenía fuertes los brazos, paré los tiros que me lanzaban, algunos desde muy cerca. Con ellos estaba el presidente, Puig de Bacardí, que al marcharnos a vestirnos me preguntó si quería jugar con el segundo equipo al día siguiente, domingo. Aquello colmaba mis ilusiones, y sólo pensé que iba a jugar de portero. Aquello me disgustaba, porque mi sueño era salir de delantero centro".

Algunes de les grans intervencions de Zamora, com aquesta davant de l´extraordinari europeista Cros, van servir per ilustrar els més buscats cromos de l´època

Baltasar Puig de Bacardí, a més de president de l´Universitary, era també directiu de l´Espanyol, o sigui que seguint aquesta via podem trobar dels nexes que farien que el Diví acabés a la llarga defensant la samarreta espanyolista. Però continuem amb el relat evocador de Zamora: "Fui el primero que llegó al campo. Me vestí antes que los demás salí muy decidido. Aunque había poca gente, no faltó quien se riera de mi. Me parece que, efectivamente, mi porte de entonces no era muy elegante: negro como un tizón, alto y delgado; la figura, vestida con prendas que no todas eran mías, no debía estar uy elegante. Defendí la meta como pude y no me acuerdo como quedamos... me fui a a casa contento de la hazaña, y a las doce y media vinieron a buscarme de parte de la Directiva del Universitary. El portero del primero, Roteta estaba enfermo, y to tenía que sustituirle... porque no había otro. Entonces no había fechas ni requisitos, sobraban todas las formalidades. A mi me halagó la idea, pero me impresionó la importancia del encuentro: ¡salir yo a jugar un segundo partido, y contra el primero del Barcelona! Porque, además, con el Barcelona se alineaban Alcántara, Sagibarba, Greenweel y algunos más. Temí que me metieran doce tantos, pero... acepté. Apenas había comido, y estaba cansado del partido de la mañana. Yo n quería decir que no me gustaba jugar de portero, porque si me negaba no tenía puesto en el primero. En la caseta me gastaron muchas bromas, y me dijeron que, si se perdía el partido, no volviera más por allí. Salí con un susto tremendo... Era casi tradicional que el Barcelona le pegara al Universitary, pero a mí me parecía que por causa mías aquella tarde iba a ser la catástrofe. Comenzó el partido con un tren rapidísimo... cada vez que se acercaban los delanteros azulgranas a mi puerta me entraba un temblor de piernas que no me tenía... La consecuencia fue que me metieron cuatro, porque no chutaron demasiado, que si no... Al fin llegó el descanso; en la caseta, viéndome tan impresionado, me dieron no sé cuantas copitas de coñac, me friccionaron con el alcohol y... me gritaron mucho. Cuando salí, después del descanso, iba muy colorado, encendido casi, y decidido a sentar plaza de héroe. El Barcelona creyó qe me podrían meter otros cuatro... pero yo no era el mismo. Dentro de mí tenía un fuego especial y me sentía hecho un valiente. Creo que estuve muy bien. La gente me aplaudió mucho y sólo me metieron un goal, en el que no fue mía toda la culpa. Cuando acabó el partido recibí muchas felicitaciones. Entre el alcohol y la emoción yo no sabía lo que me pasaba. Lo que no puedo olvidar es que me dijeron que yo jugaría en lo sucesivo en el primer equipo... Otra vez me asusté. En casa no quise decir nada aquella noche. Tenía trece años y era portero de un primer equipo. Para ser feliz no me faltaba nada".

Zamora mai va deixar de ser un nen gran, protagonitzant algunes històries impressionants com la del seu nino de drap, que va ser vilment "assassinat" pels afeccionats del Real Unión d´Irún.

Ricardo Zamora va enrolar-se d´aquesta manera amb el primer equip de l´Universitari, amb tots els condicionant que tenia que no era més que un petit vailet que acabava d´acomplir els quatorze anys. "Todavía no usaba pantalón largo. Nuestro equipo era bastante... raro. Todos estudiantes, la disciplina era muy relativa. Ahora se diría que era un equipo bolchevique, porque cada uno hacía lo que le parecía y se entrenaba cuando le convenía. Naturalmente, fuimos de tumbo en tumbo, hasta quedar empatados en el último puesto con el Athletic de Sabadell. Contra éste teníamos que pasar un partido decisivo, puesto que el vencido pasaría a la segunda categoría". El partit va ser un caos: Zamora va jugar mercés a la mediació de Puig de Bacardí, que va anar a parlar amb el director del Liceu on estudiava el nen porter, el senyor García Goy, que l´havia castigat en entente cordiale amb el pare del crack a enclaustrar-se els diumenges a la tarda a classe, i així evitar la temptació balompèdica, a causa de les horribles qualificacions escolars. Aconseguit que s´aixequés el càstig, Zamora va ser sota els pals, però el partit va acabar amb incidents tan greus que les forces de l´ordre van dissoldre la multitut que va invair el camp de l´España on es jugava el matx...

Zamora sempre portava una vestimenta poc convencional. Quan va estrenar aquest jersei blau cel, al dia seguent la premsa el va caricaturitzar com si fos un vailet camí de fer la 1ª comunió

Poc s´imaginava Zamora que aquell seria el seu darrer partit amb l´Universitary; i és que en aquest moment, per primera vegada, es creuen els camins del Diví i de l´Espanyol. Un cop acabat aquell Campionat de Catalunya, el RCD Espanyol havia concertat una petita gira per Madrid, que a la llarga ve extendre´s a Vigo i Gijón; Pere Gibert, el "Grapes", el mític porter espanyolista, va explicar al club que no podia descuidar el seu negoci, i que d´anar a Madrid, res de res; cosa que creava un problema, però a la vegada obria la porta a trobar una solució a la palmària falta de condicions que venia demostrant  el meta en els darrers temps. Poc s´imaginava aleshores el Grapes que mai més tornaria a ser el porter de l´Espanyol. Josep Maria Tallada, aleshores tresorer i mecenes del club, polític de la Lliga Regionalista i parent llunyà de la família Zamora, coneixia per referència de Puig de Bacardí i per aquesta relació de parentiu que a l´Universitary havia destacat en la demarcació de porter aquell nen que tot just havia fet els 15 anys. Com podeu imaginar, quan el pare de Zamora va sentir que el seu fill havia de marxar per primera vegada lluny de casa, sense la tutela paterna, i amb un grup de "bandarres" blanc i blaus, apassionats d´aquella barbàrie futbolística, la negativa va ser contundent. Tallada va visitar la llar dels Zamora en més d´una vegada, i a base de suplicar i pregar va aconseguir convèncer don Gaspar, això si, amb una condició: Tallada havia de viatjar amb el nen, i no perdre´l de vista, no fos cas que aquella tropa acabés per corrompre´l sense remei... Tallada, desesperat, va dir que si. I d´aquesta manera, el nen Zamora s´embarcava en una aventura iniciàtica. Perquè a Madrid li esperaven moltes aventures, esportives i personals, que van ser el començament d´un especial lligam sentimental entre El Diví i l´Espanyol, una relació que malgrat els canvis d´equip duraria la resta de la seva vida.

(continuarà a la 2ª part: De com en qüestió de dones no te´n pots refiar ni dels companys de vestidor)

I per acabar aquesta primera part, dues imatges espectaculars de l´Arxiu Puyaltó: què no donariem avui per trobar aquesta pilota decorada amb l´escut de l´Espanyol?


Puyaltó & Boró

Publicat el 18/10/2007 

<< Tornar Fer comentari 17950 | 0 | Imprimir | Enviar



 14/09/2013 JUANILLO, UNA VIDA ENTREGADA AL ESPANYOL
 14/09/2013 TIN BOSCH, EL 'ALMA MATER' DE SARRIÀ
 14/09/2013 GABRIEL JORGE. GLORIA A NUESTRO HÉROE MÁS LONGEVO
 14/09/2013 SANT JOSEP FUSTÉ
 14/09/2013 EL RCD ESPANYOL, PIONERO EN EL MUNDO DEL RUGBY
 14/09/2013 ALBERTO CHARLOT, PIONERO DEL ATLETISMO DEL RCD ESPANYOL
 14/09/2013 RICARDO SAPRISSA - EL CAMPEÓN TOTAL. UN PASEO ENTRE SUS RECUERDOS. 2ª PARTE
 14/09/2013 `RICARDO SAPRISSA - EL CAMPEÓN TOTAL´. UN PASEO ENTRE SUS RECUERDOS. 1ª PARTE
 14/09/2013 OBJETOS PERSONALES DE PERE GIBERT `EL GRAPAS´
 14/09/2013 CALENDARIOS DEPORTIVOS, AÑOS 20, 30 Y 40
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6