AVUI A POL

Doy palabra per M.C. Cánovas

Más equilibrio que nunca

En este durísimo tiempo que nos ha tocado vi ir he querido ser prudente y no entrometerme con opiniones, que sólo son apreciaciones muy personales, en el trabajo diario de los colegas que se han dejado día a día la piel y la imaginación para sacar adelante una más que digna información de lo que sucedía, o mejor dicho de lo que no sucedía en el entorno perico. Esto me apartaba de las teclas. Esto y, todo hay que decirlo, la estulticia que envuelve a la cúpula del mundo mundial del fútbol. Pero esto, el fútbol, o así, ha vuelto... Y sólo pretendo decir una cosa.

A día de hoy no quiero hablar de nada que no sea la salvación. Única y exclusivamente de la salvación, de la permanencia donde el Espanyol ha de estar siempre. Cuando esto acabe, y espero que bien, si me lo permiten hablamos de banquillos, de reajustes, de idas, de venidas, de los que nos convendría. Ahora no. Ahora sólo quiero pedir un punto de calma y reflexión permanente sobre algo que de forma secular nos ha fallado al periquitismo: el equilibrio. Y lo pido en el momento más delicado, crucial. Hacerlo después de empatar en Getafe habría sido muy fácil.

No me vale ni los Viva Cartagena de unos ni el anticipado RIP de otros, y menos en el mundo del fútbol. Ni estábamos salvados con los cuatro puntos de la reanudación, ni lo estaríamos de haber ganado al Levante, ni estamos liquidados con esta derrota. En el momento más delicado de la Liga sólo pido equilibrio para afrontar el reto inmediato. Respeto el valor de quienes afirman taxativamente tanto en positivo como negativo, pero no comulgo con esa postura. Ni salvados antes, ni hundidos ahora. Por eso pido a los responsables de este desaguisado que lo arreglen procurando dar con el equilibrio que ha de estabilizar al equipo. En fútbol el sí o sí, no existe. Lo del Levante podía suceder. Hay que admitirlo. Y no aflojar las riendas.

Y acabo con un paréntesis: cinco días después de llevar a Bernardo al cadalso acaban de llevarse también a Cabrera. ¡Qué vomitiva y repugnante pitofláutica casualidad! Perdón, me he salido del equilibrio. No hagan ustedes lo mismo, los de dentro, los que ha de sacar al equipo del atolladero.

M.C. Cánovas

 


 06/07/2020 La hora del aspirador
 27/06/2020 Los grilletes nos los pusimos nosotros ¿Quién nos los quitará?
 01/04/2020 El espejo del alma
 10/03/2020 Fuerza mental
 24/02/2020 No nos engañemos: no jugamos con diez...
 30/01/2020 De los amigos me guarde Dios
 03/12/2019 Salvar al soldado Ryan
 26/11/2019 Tiempo de castañas
 05/11/2019 No llorar por la mala leche derramada
 16/10/2019 Prudente prudencia
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 19