AVUI A POL

Paintball per Joan Camí

Javi Puado en Zaragoza, un match en toda regla

Al bueno de Javi Puado (1998) le ha sentado de maravilla la cesión en el Real Zaragoza. Decimos ‘le ha sentado', como si ya se hubiera terminado, porque la COVID-19 ha obligado a partir en dos la temporada. La primera parte, la que ya se ha disputado, que la conocemos y la hemos analizado, debatido y juzgado en demasía, y la segunda, la que todavía queda por disputarse, que podría no tener nada que ver con lo visto hasta la fecha. Como a día de hoy, miércoles 15 de abril, el abanico de posibilidades sobre la reanudación de las competiciones es infinito e incierto a partes iguales, seguimos sin tener certezas sobre lo que nos deparará el futuro. Primero en la vida y después, mucho después, en el fútbol, claro. A pesar de esta situación anómala que estamos viviendo, es un buen momento para hacer un alto en el camino y tratar de comprender porque el Puado de hoy es mejor futbolista que hace cinco meses. 

De segundo punta, alternando el apoyo con la ruptura y sumando trabajo sin balón, Javi había ofrecido, para mí, mejores argumentos para competir en la élite. Necesitaba continuidad por encima de todo y en la capital aragonesa encontró lo que buscaba. El reto, sin embargo, era complejo. Y el contexto, por quiénes y cómo lo iban a juzgar semana tras semana, todavía más. Zaragoza es una plaza exigente, su afición y su entorno reclaman alegrías y resultados inmediatos, y no es para menos; su periodo de convivencia en Segunda División se está alargando demasiado. Desde los años 50, el equipo maño no pasaba dos temporadas consecutivas en la categoría de plata. Con la actual ya suman siete. Un bache muy profundo en el camino, un abismo pronunciado que desea atravesar para llegar al otro lado, que no es otro que la Primera División. Parecía, pues, un contexto complicado para Javi Puado. Joven, poca experiencia y sin continuidad en un Espanyol nefasto en LaLiga este curso. La realidad es que su llegada generó muchas dudas, incluso la nuestra, la de los que seguíamos su trayectoria en Barcelona, pero también es verdad que desde el primer día en La Romareda empezó a destacar contra (nuestro) pronóstico. 3 goles y 3 asistencias en 15 partidos en su debut en LaLiga SmartBank y una manera especial para interpretar el juego

¿Qué ha supuesto Javi Puado para el Zaragoza? Uno de los fichajes de mitad de temporada más exitosos del club en la última década, una de las sorpresas de toda la Segunda División y un jugador que ha sido capaz de adaptarse tan rápido en tan poco tiempo a un contexto que no es nada sencillo, así lo define Luis Fando, periodista especializado en el Real Zaragoza. Un equipo que, según él, le faltaba muy poco para mostrar un nivel superlativo en Segunda División antes de la llegada de nuestro protagonista. Trabajado desde la pizarra, defensa sólida y con intérpretes como Luis SuárezRaúl GutiSoro o Eguaras rindiendo a gran nivel. Faltaba una pieza que aportara frescura, sobre todo entre líneas, en la media punta, para enlazar el centro del campo y el ataque, en función del sistema utilizado por su entrenador, Víctor Fernández

Puado rompió la barrera del miedo escénico que supone Zaragoza para un chico joven y se creció. Cada partido suponía un registro más. Ya no era un jugador que agitaba la circulación del equipo, que dificultaba la labor defensiva del rival entre líneas, sino que ya se convirtió en un futbolista diferencial arriba; asistente, goleador y con mucha potencia en carrera, clave para superar líneas de presión en conducción. Puado se ha crecido a título personal con el buen momento del equipo y el buen momento del equipo se ha agigantado gracias a la evolución de Puado. Ha sido un muy buen complemento, el engranaje perfecto para llegar al éxito. En el momento de la suspensión, el Zaragoza ocupaba (y lo sigue haciendo) la segunda posición a tan solo un punto del primer clasificado, el Cádiz. Además, solo ha perdido un único partido de los 13 que ha disputado en 2020, el 0-4 contra el Real Madrid en los octavos de la Copa del Rey.

En la Romareda ha habido un atisbo de mejora sobre lo que ya se intuía en los inicios de Javi Puado en el Espanyol B, mostrando carácter y capacidad para convertirse en un híbrido con balón que permita oxigenar, cuidar y facilitar la circulación, jugar de espaldas, acelerar las jugadas, dar asistencias y finalizar en la portería contraria. Tiene, además, una sensibilidad especial cerca del área y sabe detectar y atacar muy bien los espacios, tanto en el apoyo como en la ruptura en profundidad. También ha seguido puliendo su fase defensiva, una característica que no debería pasarse por alto, pues es un jugador que siempre se ha exigido mucho sin balón. Tiene ritmo, piernas y mentalidad para llegar bien a la presión, juega perfilado, domina el acoso y cierra líneas de pase para evitar la proyección del rival.

Su encaje en el Espanyol dependerá, sobre todo, de la idea de juego. También de la categoría y de la competencia que pueda tener en su posición. Aunque puede ocupar cualquiera de los tres carriles, su sentido táctico y la buena toma de decisiones mostrada en Zaragoza le convierten en una opción válida para jugar cerca de otro delantero con el que pueda realimentarse. Incluso partiendo desde las dos bandas con libertad de movimientos para centrar su posición y activarse entre líneas. Sea como fuere, y a la espera de comprobar qué Puado veremos la próxima temporada, para el Espanyol y sus responsables, su estancia en Zaragoza solo puede leerse como una excelente noticia.  

Joan Camí

@JoanCami      


 05/08/2020 Vicente Moreno ante el reto del ascenso
 13/07/2020 Cares noves
 18/05/2020 El regreso a Europa
 23/04/2020 Matías Vargas: la paciencia es fundamental
 10/04/2020 El caso de Ferran Jutglà
 05/04/2020 Nico Melamed, un medio centro ofensivo de futuro
 24/03/2020 El canvi
 02/03/2020 Córrer molt i córrer bé
 28/02/2020 Calero és recuperable
 20/02/2020 Analizando al Wolverhampton
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 11