AVUI A POL

Since 1900 per Marc Palau

Marzo de Resurrección

Con la derrota en Zorrilla se complica de nuevo el camino hacia la salvación. El Valladolid, con poco y menos, sacó tres puntos de oro que le alejan considerablemente del descenso, al igual que el Alavés quien ganó instantes previos a su hermano mayor, el Athletic Club. El partido de ayer en Valladolid es un resumen perfecto de la desastrosa temporada blanquiazul. Diego López sin ofrecer la seguridad de antaño, una defensa débil e insegura, unos líderes con la cabeza gacha y una notoria falta de efectividad de cara a puerta.

La llegada de Abelardo supuso un aire fresco que mutó en resultados y en un cambio claro en la mentalidad de los jugadores. Un empate contra el vecino y una victoria en Villarreal dejaban entrever que el asturiano había encontrado la tecla para resurgir a un equipo tocado, casi hundido. Llegó febrero y en vez del mes del amor se convirtió en el mes de la desaceleración. Empezó con una dolorosa derrota en Granada que se compensó una semana después con la primera victoria como local en Liga contra el Mallorca. Posteriormente se empató en Sevilla, resultado que hubiera sido positivo de ganar al Valladolid. Como el amor, febrero ha sido un mes difícil y de constantes altibajos que nos acompañó de una dolorosa y prematura ruptura europea en tierras inglesas. Aún queda una semana más de febrero y seamos francos, pinta mal. Wolves en casa después de una contundente goleada en el Molineux Stadium y un domingo marcado por la visita de los de Simeone al RCDE Stadium, aunque será ya en marzo... Se puede.

Marzo. Marzo es el mes en el que el Espanyol dirá si cree o no en la salvación. Osasuna, Alavés, Getafe y Levante en la primera semana de abril, son partidos que los de Abelardo deben ganar. Lo de sumar, aunque sea mediante empates, ya no es suficiente. El Espanyol debe empezar a sumar de tres en tres para demostrar, tanto a enemigos como aliados, que el equipo está vivo. Esperemos que marzo venga acompañado también de la vuelta de Raúl de Tomás dado que sus goles significan puntos y sin él, el equipo parece no creer.

Por alguna extraña razón, este club es el cuarto equipo de la historia de la Liga que más temporadas ha disputado en Primera, dicho de otro modo, el cuarto equipo con menos descensos a sus espaldas, solo por detrás de los 3 equipos que nunca han perdido la categoría. El Espanyol ha sido en Catalunya el típico figurante con un papel de muerto al que la cámara le graba sin incluso mostrar su cara. Ese menosprecio institucional fruto de convivir al lado de un gigante hambriento, ha forjado en el espanyolismo un sentimiento de resistencia y supervivencia que lo hacen un club único. Ahora debe ser la plantilla quien se empape de dichos sentimientos, con la certeza de que ellos que no estarán solos. Somos un club históricamente luchador, no pelear ahora y rendirnos sería dar la espalda a nuestros genes y a nuestra razón de ser. Si bajamos los brazos, la batalla estará perdida. Si nuestro destino es la muerte, muramos, pero que no quede en el recuerdo que no luchamos.

Marc Palau 

@marcpalauc     


 31/01/2020 Oier Olazábal
 22/01/2020 David López, pivote
 24/12/2019 Carta abierta a Santa Claus
 18/12/2019 Último contra penúltimo
 03/12/2019 En busca de la tecla perdida
 12/11/2019 Del pesimismo al optimismo
 06/11/2019 Más allá de la falta de gol
 23/08/2019 Verano de récords
 07/05/2019 De frío invierno al Trono de Hierro
 25/10/2018 Volem
1 | 2