AVUI A POL

Can ràbia per Francesc Via

Gallego: un relevo necesario
Vaya por delante que Gallego me cae bien, y sigo convencido de que merecía la oportunidad de entrenar a este equipo. El mismo convencimiento me asiste de que debe ser relevado de su cargo de inmediato. Tras la derrota ante el Sevilla en el primer partido de liga escribí un artículo pidiendo calma, pues tras solo un encuentro arreciaron las críticas por parte del entorno. 'Esto acaba de empezar', encabezaba el escrito, aunque ya entonces era consciente del reverso del mismo: cuando alguien pierde el favor de gran parte del entorno con solamente una derrota, es que realmente no ha sido capaz de generar confianza. Y como escribí más tarde -y perdonen tanta autorreferencia- esta es la principal tarea de un técnico en sus primeros meses en el cargo.

El equipo no cree en lo que hace. Es una evidencia que se lee al primer revés. Ante el Valladolid el equipo firmó el mejor inicio de partido en casa. El gol no llegó por una cuestión de puntería. Pero llegó el error de Naldo -absurda manía de salir jugando el balón cuando falta capacitación técnica- que desembocó en el penalti. Es absurdo quejarse de lo riguroso del mismo, e ignorar que el gol pudo llegar antes, en dos paradones consecutivos de Diego López. A partir de aquí llegó el hundimiento. Como siempre, el equipo intenta rehacerse del golpe, pero no cree realmente que vaya a hacerlo. No existe convencimiento, lo cual se lee claramente en el rostro de algunos jugadores. Ahí se abre un paréntesis que va de intentarlo a deambular por el campo. Ha sucedido en las anteriores ocasiones y volvió a suceder ayer. Y va a seguir sucediendo, porque aunque los males del equipo no se circunscriben únicamente al banquillo -la falta de líderes y referentes es un problema endémico de este vestuario- es absolutamente necesario un nuevo capitán para este barco. No quiero hacer más sangre, puesto que repito que Gallego me cae bien y lo considero un buen tipo, pero nadie, al menos en el continente europeo, cree que lo vaya a levantar. Pudo funcionar pero no salió bien. El problema es que este club se gobierna desde más de un continente.

La dirección deportiva debe convencer a Chen de la necesidad de un relevo inaplazable y de la imprudencia de no realizarlo de inmediato. El primer riesgo de no hacerlo es el mensaje que se envía a la plantilla y a la grada: esta temporada, la más ilusionante de la historia reciente, ya no vale para nada. Todavía puede salvarse una cuota de ilusión, pero hay que cambiar ya. Por otra parte, el riesgo es todavía más grave si uno echa un vistazo a la clasificación: es un mal año para andar haciendo el tonto. Más si cabe con una defensa frágil, un centro del campo que no sabe todavía que se espera de él y una delantera con poquísimo gol. Todos estos hechos son lamentablemente objetivos y no hace falta consultar ninguna sesuda estadística, como hizo ayer el mister en una maniobra tan insólita como desesperada. Cuatro partidos perdidos en casa, hecho histórico, diez goles en contra y un solo gol a favor -en propia puerta- bastan para enterrar cualquier eufemismo: somos el peor equipo de la competición.

Cesen a Gallego, no hay vuelta de hoja. Hoy mejor que mañana. Y prepárense para invertir lo ahorrado en verano. De lo contrario, aténganse todos a las consecuencias.

Francesc Via 

@francescviapol          


 06/12/2019 Asumiendo responsabilidades
 02/12/2019 La tarde en que nos fuimos a la mierda
 25/11/2019 Sumar
 11/11/2019 La (semi)final
 04/11/2019 Recetas para salir del pozo
 31/10/2019 Fitxatges i caràcter
 07/10/2019 Així està la cosa
 16/09/2019 Discursos
 09/09/2019 Una plantilla digna
 02/09/2019 Confiança
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 66