AVUI A POL

Doy palabra per M.C. Cánovas

Demasiadas lágrimas de cocodrilo

Créanme, lágrimas las justas...

El verano perico está resultando de lo más movido e interesante. Aún no ha acabado el agosto y van cinco pulsos europeos, entradas y salidas, la Liga ya en juego y la cirereta del pastis... quién sustituirá en el equipo a Marc Roca, porque el, al parecer, muy sólido rumor de que Roca se va al Bayern para mí no es la principal noticia del entorno blanquiazul, para mí lo es quién, de dentro o por llegar, hará su función en este equipo a medio construir, con cosas muy interesantes pero también con unas cuantas dudas, comprensibles pero que se inflaman con la secular idiosincrasia perica, cuando esto apenas no ha hecho más que comenzar.

Como es lógico, al seguidor blanquiazul le ha de preocupar y doler que se vaya una figura pero repito que yo le doy más importancia a quién tomará el relevo. Sí, a rey muerto, rey puesto. Miren, y lo que voy a decir lo sabemos absolutamente todos, que nadie emplee la táctica del avestruz: ningún club, ninguno, da un paso adelante para una compra sin el visto bueno del jugador pretendido; ya sea a través de la cláusula de rescisión o de cualquier tipo de negociación. Si Roca se va al Bayern, el primer requisito para negociar es el plácet del jugador. Si Borja se va al Betis el primer requisito es el plácet del jugador. Y si Calero viene al Espanyol, el primer requisito es el plácet del jugador. Y es lícito. Cada cual se busca la vida donde quiere y puede. Por tanto, menos lágrimas, menos lamentos y a asumir, unos y otros, la ley del mercado. Y el mercado dice que si llega un club con el valor de la cláusula de rescisión, el jugador se va. Porque el primero que ha dicho si a todo ha sido... el jugador. Y punto.

Por eso, a servidor, ni Hermoso, ni Borja, ni Roca si se confirma su marcha, van a solucionar las necesidades de este Espanyol; lo deben hacer quienes lleguen para ocupar su sitio. Y la dirección técnica trayéndolos, claro.

Me lo decía el gran Carles Puig cuando era directivo y no lo olvido: los colores y el escudo... Lo demás, entra, sale y si un día vuelve, de corazón bienvenido, como tantos y tantos que lo han hecho aunque ya no fuera para jugar. Pero lágrimas, las justas. Y a poder ser ninguna. Que esto no va por ahí.

M.C. Cánovas


 06/07/2020 La hora del aspirador
 27/06/2020 Los grilletes nos los pusimos nosotros ¿Quién nos los quitará?
 21/06/2020 Más equilibrio que nunca
 01/04/2020 El espejo del alma
 10/03/2020 Fuerza mental
 24/02/2020 No nos engañemos: no jugamos con diez...
 30/01/2020 De los amigos me guarde Dios
 03/12/2019 Salvar al soldado Ryan
 26/11/2019 Tiempo de castañas
 05/11/2019 No llorar por la mala leche derramada
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 19