AVUI A POL

Palabras, las justas per M.C. Cánovas

Asentar una lógica identidad. Blindar una férrea mentalidad.

Mientras aún se alimenta un punto de ilusión por no perder el tren que lleva a Europa empieza a dispararse con fuerza el juego que alimenta cada año todo el verano futbolístico: cómo no, el mercado. Los temores por lo que se puede ir, porque si alguien viene a buscar algo ha de ser lo bueno, claro. Y las inquietudes por lo que puede llegar ya empieza a ser prioritario, a la vista de cómo está la Liga. Lógico. Pero servidor lo que tiene en la mente son otros dos aspectos. Ni el tren europeo, ni la compraventa de valores. Un aspecto para mi fundamental es la identidad del equipo, una característica de juego firme, fuerte. Y otro, la mentalidad del club dentro y fuera del campo. Sí, ya sé que no es la primera vez que lo expongo, pero oír antes del partido con el Alavés ciertas cosas... qué quieren que les diga. Me inquietan más estas cuestiones que si se va Pedro o llega Juan.

Respecto a la identidad del equipo, Rubi arrancó la temporada con una idea preconcebida, arriesgada y bonita, perjudicada por las carencias del equipo. La gran verdad de esta personalidad que busca el técnico pasa por lo que él mismo dijo hace unos días y que Francisco Flores Lajusticia afirmó hace unos años. Porcentaje de jugadores de la cantera según los vaivenes de la misma, que esto no es fácil; porcentaje de refuerzos nacionales, y aportación extranjera con una cuota referencial. Me dirán que esto todos lo sabemos. ¡Pues, coño, aplíquenlo! Y te marcará el sistema con que puedes jugar.

Y la mentalidad. Cuando consigamos hacer del campo propio una auténtico Poblado de Astérix, que cuando el visitante para puntuar tenga que expeler un líquido rojizo por el conducto urinario, cuando la personalidad del equipo sea fuerte e inquebrantable más allá de las veleidades del marcador, entonces ganará el Darderismo. Pelear cada partido como si te fuera la Liga.

Miren, un día, hablando de la presión que ha de suponer llevar sobre tus espaldas el liderato, José Antonio Camacho me decía: "Déjate, la presión es para quien quiere ser primero y no puede. A mi dame el primer puesto, aunque sea con un sólo punto de ventaja, y los demás que sufran para sacarme de ahí".

El Espanyol no va a pelear el título pero sí debe pelear cada partido si como si fuera una final. Con una identidad de juego definida y acorde a las posibilidades del club y con una mentalidad permanente de ganador. Los jugadores pueden acusar lógicos altibajos que manda la competición pero tu manera de ser, eso para mí es incuestionable. Eso no admite altibajos. Juegue Juan o juegue Pedro.

M.C. Cánovas


 14/05/2019 Arriba el telón
 23/04/2019 Una jornada para aprovechar
 18/02/2019 Un equipo a medida
 28/01/2019 Tararí, tararí, Wu Lei ya está aquí
 03/01/2019 Sensaciones, equilibrio y exigencia
 03/12/2018 Rescatar al Espanyol de Rubi
 16/11/2018 Los robos y las sombras
 08/10/2018 La foto
 19/09/2018 Más de lo que parece
 29/08/2018 No, no nos equivocamos de campo
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 17