AVUI A POL

Can ràbia per Francesc Via

Cerocerismos

El 0 a 0 es el resultado con peor prensa del mundo del fútbol. Ya en los 70 en la liga americana decretaron que todos los partidos que acababan con ese marcador, se procedía a una tanda de penaltis muy especial. El jugador se colocaba a 32 metros de la porteria y tenia 5 segundos para marcarle al portero. Uno de los patrones de aquella liga dijo que un 0 a 0 era “tan excitante como besar a tu hermana”. Los yankees, siempre buscando espectáculo.

Sin embargo el 0-0 cuenta con los mismos defensores acérrimos que detractores. Ha otorgado muchos pases de ronda, ligas y campeonatos, y algunos misters de corte amarrategui han llegado a definirlo como el partido tácticamente perfecto. Es especialmente apreciado por los equipos en crisis, baste recordar como Aguirre en su debut les pidió a los jugadores un 0 a 0 en Los Cármenes, que les valió al concedérselo aquel “excelente trabajo hijos de ...”. Aunque en clave perica siempre hay que recordar la mítica sentencia de Juanjo Díaz, “más vale un 0 a 0 que una patada en los huevos”.

Un empate en Mestalla siempre hay que ponerlo en valor. Es un campo complicado que este año ha cedido muy pocos puntos. Però el mérito tampoco es tan mayúsculo como para tapar el mal partido en lineas generales que ayer se hizo. Está claro que algo se debió de hacer bien para llevarnos algún botín, pero los árboles no nos pueden ocultar el bosque de despropósitos y desorden generalizado con que se obtuvo. A merced del rival durante gran parte del partido, el equipo no solo cedió el dominio sinó que no pareció oponer ninguna idea de juego, ni en el primero y todavía menos en el segundo tiempo, un auténtico correcalles sin orden ni concierto. Paradigmático el debut de Semedo, un jugador que estuvo en todas partes porque no sabía donde debía estar. No sería exagerado decir que ayer, al Espanyol, probablemente el equipo de la liga que mas centros laterales concede como algo ya absolutamente asumido sin remedio, le separó de la derrota la fortuna del balón al palo y el acierto de Diego López. Ayer si, el Diego que gana puntos.

Los palos y los porteros también juegan. Y el punto sigue siendo bueno pese que a que no sirva para justificarlo todo. Es cierto cuando el mister dice que desde enero la racha de resultados se ha “normalizado” y que no perder cuando uno no es capaz de ganar, siempre es bueno. Pero no deja de ser paradójico que al final, los dos últimos partidos del equipo se justifiquen mucho mas por el rédito obtenido que por el juego. A eso, amigos, se le llama resultadismo. Precisamente lo opuesto a la idea de juego que prendidamente se estaba intentando construir, ¿no? A un servidor ya le está bien. Denme puntos y ahórrense otras milongas.

Francesc Via 

@francescviapol   


 14/05/2019 El que volíem
 07/05/2019 Volver a creer
 30/04/2019 Perfils
 23/04/2019 Femení: despertar del somni
 15/04/2019 Horitzons de dubtes i certeses
 08/04/2019 Vius de la trampa
 01/04/2019 Quatre coses abans del Geta
 27/03/2019 La mediocridad no es una opción
 18/03/2019 Caure del cavall
 11/03/2019 I després què?
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 64