AVUI A POL

Can ràbia per Francesc Via

El fichaje es creer

Raul de Tomás está a puntito de firma y los pericos, escépticos por naturaleza, aún siguen pellizcándose. Es normal y todavía más después de una temporada como esta. Pero es real y la noticia ha dejado a todo el mundo impactado y boquiabierto. Es un fichaje brutal por lo que puede aportar el jugador deportivamente pero también por el mensaje que se envía a todos los estamentos de la entidad, -afición, vestuario y entorno- a todo el mundo del fútbol, y especialmente a nuestros rivales directos. El mismo mensaje que pudo verse sobre el césped del RCDE Stadium en el derbi: el Espanyol no se rinde.

Luego, como cualquier cosa en este deporte, puede salir bien o mal -nuestra situación deportiva excluye las medias tintas- pero el golpe en la mesa es absolutamente innegable. Se nos había dicho que el club iba a ir a full, pero tocaban hechos cuando la afición perica era inmune ya a las palabras. Chen va en serio y la criticadísima dirección deportiva con Rufete a la cabeza ha sido muy valiente en su apuesta. El club va con todo para los cinco meses que nos separan del cielo o del infierno, però además, el hecho de que el jugador llegue en propiedad, garantiza continuidad y patrimonio, ya sea en primera o en segunda. La partida final ya no se va a jugar únicamente con cedidos, sinó con tipos que también han comprometido su futuro junto al del club. Repito, puede salir mal. Pero, como le escuché un día a Paco Flores "en fútbol todo el mundo dice si es toro o es vaca cuando una vez ha pasado le ven los huevos", y hay que mojarse antes. Y como no me atrevo a llevarle la contraria a Paco, me mojo, a mí me parece un fichaje extraordinario.

Pero esto, amigos, no quiere decir absolutamente nada. Porque el fichaje más importante sigue siendo el mismo: creer. Y no creer como imbéciles. No creer ciegamente. No creer de forma acrítica con el pasado y el presente del club. Si hemos llegado a estar así, desde luego es porque hemos hecho muchas cosas mal. Pero incluso en esta situación gravísima, que exigirá volver a entrar en la historia de la Liga para que este club se salve, lo que debe prevalecer, lo que nos caracteriza, lo que nos ha hecho sobrevivir estos 119 años, es la fidelidad absoluta a estos colores y a este escudo, y el irreductible espíritu de lucha hasta el último aliento. Hay que seguir creyendo, jamás como irresponsables, nunca como ilusos, pero si como un arma contra el abismo, capaz de intimidar a aquellos contra los que vamos a jugarnos la categoría, que ya saben que nuestro nombre, el del Real Club Deportivo Espanyol, está escrito varias veces en la lista de las hazañas deportivas contra todo pronóstico. Hay que creer porque es nuestro deber con nosotros mismos, y hay que creer porque contagia. A la afición, que va a acompañar a su equipo hasta el infierno. A los jugadores, que han cambiado ya de discurso y sobretodo de mirada. Al propio Chen, que ha visto al fin que la mejor manera de proteger su inversión es invirtiendo, y que con su gesto de abrir la cartera se apunta el primero a la lista de creyentes.

Creer. De Tomás a otro Tomás, el santo, que para creer necesitó poner los dedos en la llaga. Si. Este club sangra, pero vive. Y va a luchar hasta el final para que se produzca un nuevo milagro.

Francesc Via 

@francescviapol    


 17/01/2020 La força d'un sentiment, avui
 31/12/2019 2020, buscando la identidad
 17/12/2019 Bicefàlia escapçada
 06/12/2019 Asumiendo responsabilidades
 02/12/2019 La tarde en que nos fuimos a la mierda
 25/11/2019 Sumar
 11/11/2019 La (semi)final
 04/11/2019 Recetas para salir del pozo
 31/10/2019 Fitxatges i caràcter
 07/10/2019 Així està la cosa
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 66