AVUI A POL

CALZÓN POSA EL SEU CÀRREC A DISPOSICIÓ DEL CLUB

10/04/2019
El veterà delegat, que porta 40 anys a l'entitat, admet el seu error a Girona però denuncia la rebuda hostil i ofensiva que va trobar-se a Montilivi. "Mai he tingut comportaments racistes", afirma.

Redacció, 12:20h (actualització, 19h) El delegat del RCD Espanyol, José Mª Calzón, ha publicat als mitjans del club una carta oberta on, després de l'incident en que es va veure involucrat a Girona, explica com van succeir els fets i anuncia que ha decidit posar el seu càrrec a disposició del Consell d'Administració de l'entitat. Com hem explicat en el nostre programa de ràdio, i a l'espera que Antiviolència es pronuncïi, el club no li accepta la dimissió. Calzón és delegat de l'Espanyol des de 1979, tot i que des des 1969, com a treballador de Wagonlit, es dedicava ja a planificar els viatges de l'equip, i que al 1972 es va integrar al cos tècnic de José Emilio Santamaría per elaborar les estadístiques; en tot aquest temps ha estat una autèntica institució de l'espanyolisme, i un testimoni d'excepció de les últimes quatre dècades de història de l'entitat. Nascut a Somiedo (Astúries), és el delegat d'equip més antic de tota Espanya, i durant aquest temps ha atresorat en la seva persona tot un ampli seguit de reconeixements per la seva tasca, i s'ha guanyat l'estima i la consideració de tot el món del futbol. Al llarg del dia, ha rebut nombroses mostres de suport de pericos d'a peu i col·lectius com La Curva, que ha publicat al seu twitter: "Respect Calzón! 40 años de Españolismo". També de persones que amb ell han compartit vestidor, com Sergio González, insistint en que un error no pot tacar la seva llarga carrera de serveis al club: "Sr. Calzón un error no puede empañar tu enorme/exitosa carrera y menos aún poner en duda tu gran calidad humana. Gracias por tu cariño y cuidarnos siempre! Eres un GRANDE! Siempre en mi equipo!".

Aquest és el text de la carta oberta de Calzón

Estimados socios y socias del RCD Espanyol de Barcelona:

Mediante este escrito quiero anunciar públicamente que he puesto mi cargo, como delegado del primer equipo, a disposición de nuestro Consejo de Administración y así lo he comunicado por escrito.

Creo que, en estos momentos, es lo mejor para la entidad a la que he servido con toda mi ilusión y profesionalidad durante los últimos 40 años. No puedo ocultar mi decepción por los hechos que se produjeron antes del partido del pasado sábado en el estadio de Montilivi que me incomodan extraordinariamente y que contaminan mis cuatro décadas de trabajo en un club tan relevante e histórico como el RCD Espanyol. Me entristece enormemente lo sucedido y nunca, nunca, nunca hubiera podido imaginar que me sucedería algo así y cayera en semejante error.

Vaya por delante que me equivoqué con mi acción, que lo siento y que asumo poner mi cargo a disposición del Consejo de Administración del RCD Espanyol de Barcelona, pero también me gustaría poder explicar que esa misma mañana, al acabar el partido, fui a disculparme ante la persona ofendida, pero ni entonces ni en los repetidos intentos posteriores, ni a título individual ni mediante las gestiones que ha hecho el club, he tenido respuesta. Insisto en que me equivoqué y lo lamento profundamente. Es la primera vez en estos 40 años que he perdido la compostura y he contestado a los insultos que recibimos en cuanto bajamos del autocar del equipo, pero también es la primera vez, en todos estos años, que he notado un ‘recibimiento' tan voluntariamente crispado, hostil y ofensivo de los aficionados locales.  

He de reconocer que durante los últimos meses he vivido una situación personal y familiar muy dura que me ha afectado muy profundamente. A pesar de todo, he seguido trabajando a diario pero he ido delegando mis funciones en otras personas del club, de manera que desde principio de temporada ya no he actuado como delegado del primer equipo en los desplazamientos. En ese sentido, puntualizo que acudí a Montilivi como empleado del club y ocupé la localidad que se me asignó en el palco presidencial.

Me gustaría dejar muy claro, igualmente, que jamás he tenido comportamientos racistas. Nada más lejos de la realidad. He tratado con respecto y educación en estos 40 años a futbolistas, entrenadores, árbitros y gente de todas las nacionalidades, orígenes o religiones. Me considero un afortunado por haber convivido con futbolistas como N'Kono, Kameni, Eto'o, Caicedo, Diop, Bikey, Wakaso, Feddal, Hadji y muchos otros que me han confesado su cariño y a los que sigo admirando y conservando una amistad que ni la distancia ni los años han podido romper.

Creo que no he de añadir nada más y que, para mi fortuna, sólo los que realmente me conocen pueden enjuiciarme y valorar toda mi trayectoria personal y profesional. Nunca quise ser el centro de atención de nada y mucho menos por un episodio tan desafortunado.

Un abrazo y Visca l'Espanyol!!! 

José María Calzón

 

 

El seguidor de Jovent Gironí va donar la seva versió dels fets a Tv3, però del tema se n'ha fet una lectura esbiaixada, oblidant els insults rebuts per la delegació espanyolista previs a la resposta de Calzón. En el moment de l'arribada de l'autocar amb l'expedició espanyolista, va caure una veritable pluja d'insults i no només aquests crits de "A Segons!" que es van publicar inicialment, moment en que Calzón, davant la tensió del moment, va caure en el parany proferint l'insult ja conegut. Un cop finalitzat l'encontre, Calzón, quan va intentar disculpar-se amb l'afeccionat del Girona i com confirma en la seva carta, va rebre com a tota resposta que ja no hi havia volta enrere i que la denúncia estava formalitzada


PUBLICITAT